Cine Playa de Denia

Cine en la playa de Dénia

A partir del próximo domingo, vuelve «Cine vora mar», esto es, proyecciones de cine en plena playa organizado por al Ajuntament de Dénia, en la Punta de Raset, concretamente. Esta se encuentra muy cerca del centro urbano de Dénia, la playa más cercana de camino a Les Marines. Se han programado siete películas para todos los públicos, menos tres de ellas para mayors de siete años. Se proyectarán todos los domingos a las 22h, hasta el 30 de agosto. En la imagen adjunta os dejamos la programación.

 

Cómo explicar el coronavirus a nuestros hijos e hijas

Estos días las conversaciones, como no puede ser casi de otra forma, en giran en torno a la salud y el coronavirus. Ante tal avalancha de información y la importancia del tema, es importante que podamos hacer entender a los niños de qué hablamos, al objeto de puedan entender grosso modo lo que está pasando y, ni le resten importancia, ni tampoco se dejen llevar por el clima y los comentarios que puedan oir en el colegio, con sus amigos o en otros ámbitos respecto a esta enfermedad.

No hablamos de nada sencillo, pero sí os podemos ofrecer algunas pautas no sólo dirigidas a padres,  sino también profesionales y familiares distintos de  niños y niñas, orientadas a promover un afrontamiento adecuado frente al brote de Coronavirus Covid-19. Todo ello tomando como fuente la información ofrecida por el  Colegio Oficial de la Psicología de Madrid (la comunidad más afectada de toda España).

Para aclarar posibles dudas o temores relacionados con el virus y corregir posible información errónea que han escuchado, debemos:

-No esperar a que pregunten para hablarlo con ellos/as.

-Corregir información errónea o mal interpretada.

-Informar que la mayoría de los casos se recuperan (80 por ciento), pero que los mayores (entre los que pueden estar sus abuelos) son los que más deben cuidarse de este virus

-Ser sinceros en cuanto a que se trata de un virus peligroso porque se contagia con facilidad, y por lo tanto debemos protegernos de él.

-Informar sobre los síntomas más frecuentes: fiebre, tos y sensación de falta de aire.

-Informar que la mayoría de los casos se recuperan (80 por ciento), pero los mayores son los que más deben cuidarse de este virus.

-Dar seguridad y confianza informándoles de que hay muchos profesionales sanitarios para curar, entender el virus, reducir sus riesgos y encontrar una vacuna.

Asimismo es esencial no ignorar sus miedos o dudas, utiizar siempre  un lenguaje adaptado a la edad del menor y a sus conocimientos, evitar hacer referencia a las personas que están muy enfermas o han fallecido y hablar con frecuencia sobre el tema, pero sin saturarles con demasiada información.

Naturalizar, en caso de que no tengamos  todas las respuestas, ser sinceros y plantearles la posibilidad, incluso, de buscar respuestas juntos. Nos puede ayudar mucho la utilización de  dibujos o representaciones gráficas sencillas para explicar cómo se produce el contagio.

Normalizar sin cansar pero evitando que sea un tema tabú. Y, por último, transmitir que pueden expresar sus dudas y confiar en nosotros en todo momento.

La importancia de que los niños se laven las manos

En estas últimas semanas, con toda la alarma social desatada por el Coronavirus, se está subrayando la importancia de seguir algunas medidas higiénicas básicas para evitar posibles contagios.  Como se suele decir, no hay mal que por bien no venga, ya que se trata de hábitos básicos, convenientes y que muchas veces descuidamos, acordándonos únicamente de ellos en situaciones extraordinarias como la actual.

Una de ellas es la limpieza de manos. Si hablamos de niños, esta medida higiénica todavía cobra más importancia puesto que los pequeños tocan muchas más cosas y están más expuestos a gérmenes y enfermedades que se pueden adquririr por contacto directo. Por tanto, es fundamental la higiene de manos. Para ello hay que enseñarles y acostumbrarles a hacerlo. Y de la forma más correcta posible. Si adquieren el hábito y lo hacen de forma adecuada, tendrán mucha salud ganada de cara al futuro.

Y es que lavarse la manos adecuadamente es la primera línea de defensa contra la propagación de muchas enfermedades, desde un resfriado o catarro común hasta enfermedades más graves, como la meningitis, la bronquiolitis, la gripe, la hepatitis A, y muchos tipos de diarrea.

Algo tan sencillo como lavarse las manos requiere seguir unos pasos que, por básicos, dejan de ser necesarios. En primer lugar hay que mojarse las manos con agua corriente limpia (tibia o fría).  En caso de los niños, convendrá asegurarse de que el agua no está demasiado caliente para las manos de los más pequeños.

Posteriormente usaremos jabón (uno adecuado, ya sea de pastilla o de gel) para frotarnos las manos enérgicamente durante aproximadamente 20 segundos. Como hemos dicho, no hace falta utilizar un jabón antibacteriano; sirve cualquier tipo de jabón. En este punto deberemos asegurarnos de lavar bien el área que figura entre los dedos, los dorsos de las manos y debajo de las uñas, donde a los gérmenes les encanta esconderse. Y no hay que olvidar las muñecas.

Por último tocará enjuagarse bien las manos y, no menos importante: secarse con una toalla limpia y seca.

¿Cuándo nos debemos lavar las manos?

Para evitar la propagación de gérmenes conviene que toda la familia, y no sólo los niños, se lave las manos con regularidad. Es importante hacerlo antes de comer y de cocinar, después de ir al baño, después de limpiar la casa, después de tocar animales (incluyendo las mascotas de la casa), tras visitar o cuidar de amigos o familiares enfermos y cuando volvamos a casa, tras habe hecho cualquier cosa, desde jugar hasta sacar al perro o hacer cualquier tipo de actividad en el jardín. Y, esencial: lavarse siempre las manos después de sonarse la nariz, toser o estornudar.

Si nos lavamos más y mejor las manos, ganaremos salud y evitaremos muchas visitas al médico. Es un consejo de Xiquets.net, la revista de las familias de La Marina.

¿Leen suficiente tus hijos? Consejos para fomentar la lectura

Esta sociedad de hoy día, donde las tecnologías de la comunicacion y la información tienen tanto protagonismo en nuestra vida cotidiana, solemos descuidar aspectos básicos pero esenciales relacionados con nuestro ocio, pero, y al mismo tiempo, con nuestra educación y formación personal.

La lectura es uno de ellos. Sus beneficios, como ya sabéis muchos de vosotros, son muchísimos, especialmente para niños y adolescentes. Es una práctica esencial para poder desarrollar nuestro lenguaje, nuestra capacidad de comprensión y comunicación, ya sea de forma oral o escrita. Sin embargo, leer requiere un esfuerzo y también tiempo. La utilización de muchos dispositivos como videojuegos, ordenadoras y sobretodo los móviles van en un camino contrario: hacer muchas cosas, con el mínimo esfuerzo y en el menor tiempo posible.

¿Qué hacer, como padres, para fomentar en nuestros hijos el hábito de leer? Aquí os dejamos algunas pautas para intentarlo:

En primer lugar es importante que los niños (y también los adultos) no vamos la lectura como algo a aburrido, costoso y anticuado. Por es es importante recomendarles que lean libros adaptados a su edad y también a sus gustos y preferencias. Es cuestión de buscar, porque opciones hay muchísimas, tanto en internet como en cualquier librería o biblioteca.

Una actividad apropiada para fomentar la lectura sobre todo en los niños es dramatizar las historias, es decir, que una persona adulta les enseñe y anime a que representen las historias y narraciones que hayan leído previamente en un cuento, un relato o cualquier libro. Es más sencillo de lo que parece. Y convendrá que adultos y pequeños compartan esa misma dramatización para favocerer la interacción y hacerla más entretenida.

Otro de los consejos  para fomentar la lectura, es leer todos los días un tiempo específico. Si es necesario se debe leer un rato con los niños diariamente para que ellos empiecen a extrañar la lectura y se constituya en una parte vital de la rutina diaria. Al principio se puede leer con ellos, pero después se les debe motivar a que lo hagan solos y escojan temas de interés.

Antes de que los niños empiecen a leer también es importante introducirles en la actividad de forma progresiva para despertar su interés. Podemos compartir horas de lectura con ellos, en voz alta o silenciosa, leerles cuentos interesantes…todo para que  adquieran un mayor interés y lo vean como algo divertido, que se puede compartir y que es natural. Además, conviene no castigar a los niños mandándolos a leer, ya que pueden acabar relacionarlo con el castigo, como algo obligatorio que no hacen por disfrute. Esta sensación les puede provocar pereza o rechazo.

Pero, sin duda alguna, la mejor forma de fomentar la lectura es con el ejemplo. Es fundamental que los niños o personas a las que se quiere motivar para que lean, vean que también lo haces.

Los vídeos para niños en Youtube: cambios importantes

El uso de internet y las redes sociales está a la orden del día en nuestra sociedad. Más si cabe entre los jóvenes, adolescentes y niños. La práctica totalidad de ellos son ‘nativos digitales’, es decir, desde que tienen uso de razón (incluso antes) están familiarizados con el uso de dispositivos digitales y electrónicos, muchos de los cuales se nutren y tienen acceso a internet.

Entre las plataformas creadoras de contenido, youtube es una de las más utilizadas para la creación y consulta de vídeos. En el caso del público infantil,  más sensible, la mala praxis o la falta de edición de los contenidos ha provocado problemas tanto a la propia empresa como entre la amplísima comunidad de usarios. A fin de subsanar anomalías y evitar conflictos, Youtube ha revisado su política e introducido importantes novedades que todos deberíamos conocer, puesto que somos creadores reales o potenciales de contenido.

Desde el blog de Xiquets.net, la revista de las familias de la Marina, os hacemos llegar algunos de estos cambios, que os pueden afectar:

Desde este 2020 algunas funciones en las que se utilizan datos de los usuarios (como los comentarios y los anuncios personalizados) dejarán de estar disponibles en el contenido creado para niños. El objetivo del cambio, según Youtube, es cumplir con la Ley de Protección de la Privacidad de Menores en Internet (COPPA).  En este sentido, se considera que un vídeo se ha creado para el público infantil si los niños son la audiencia principal o si, pese a no serlo,  el vídeo está dirigido a este público de todos modos debido a su tema o a que se centra en personajes, temáticas, juguetes o juegos infantiles Por tanto, todos los creadores deberán indicar si su contenido califica como “creado para niños”.

También a partir del mes de enero de esteo año Youtube pondrá en marcha un dispositivo automático para  detectar el contenido infantil, por lo que puede configurar automáticamente el público de los vídeos subidos a la red. De todas formas, desde la compañía se a avisa a los creadores de que deben revisar los videos para asegurarse de que la configuración de público de todo el contenido de su canal sea correcta.

De igual modo ya se ha puesto en marcha un límite en los datos recogidos en cuanto a contenido creador para niños, lo que implicará la inhabilitación de  ciertas funcionalidades, como comentarios, notificaciones, entro otras.  También se recomienda para actualizar en forma masiva todos los videos existentes y definir un público predeterminado para las cargas futuras, usar la configuración del canal, mediante el siguiente itineario: Configuración > Canal > Configuración avanzada > Público y seleccionar la opción que mejor describa el citado canal.

Errores a evitar en el cuidado de nuestros hijos (II)

En un anterior post de la web de Xiquets.net, la revista de las familias de La Marina, os comentábamos la importancia de seguir algunas pautas y evitar otras en el trato diario con nuestros hijos al objeto de mejorar la educación y el cuidado que les brinamos. En este nuevo artículo semanal os dejamos algunos consejos más que os pueden sentir de utilidad en el mismo sentido.

Ser más cariñosos o, al menos, demostrarlo

Si rara vez abrazamos a nuestro hijo o no le decimos lo que sentimos por él, más separado puede encontrarse emocionalmente de su familia. Cuando no prestamos atención a sus sentimientos y opiniones, mostramos indiferencia y es muy probable que el pequeño se comporte de la misma manera que los que le rodean. Le será más difícil acercarse a alguien, confiar, hacer amigos y familia en el futuro. Por tanto conviene evitar una frialdad excesiva y mostrarse más afectivo.

Regañar o castigar delante de extraños

A veces perdemos la paciencia, gritamos o incluso castigamos a nuestro hijo delante de desconocidos, sin pensar en su reacción. Pero el niño, aunque sea inconscientemente, tiene en mente la opinión de los que lo rodean. Y el castigo en público socava por completo la confianza del pequeño en sí mismo. Genera en él un fuerte sentimiento de vergüenza, del cual es muy difícil desprenderse.

La influencia del pasado

Lo que sucedió en nuestra infancia deja su huella en nuestra actitud hacia la crianza. Pero esto no significa que todos estemos condenados a repetir los errores que cometieron nuestros padres. Es importante aceptar esta experiencia e intentar proteger a la próxima generación de esa negatividad.

Hipercompensacion

Nuestros antiguos resentimientos hacia nuestros padres pueden llevar a un rechazo total de sus métodos de crianza. Incluso cuando los adultos, de manera objetiva, hacían lo correcto. Como resultado, cuando interactuamos ya con nuestros hijos, podemos salirnos de la zona de su control, tratando de hacer todo de manera diferente. Y esta actitud es siempre la correcta. Deberemos ser cuidadosos con ello.

Errores a evitar en el cuidado de nuestros hijos (I)

Todos cometemos errores al criar a nuestros hijos. Es fácil equivocarnos en muchos aspectos. También en el cuidado de los niños. Sin embargo, hay ciertas pautas o costumbres que se suelen repetir y que se ha comprobado que no beneficia su crianza, sino más bien al contrario. Aquí os dejamos algunos consejos para tratar de evitarlo y mejorar nuestra faceta como padres y madres.

Ser un buen ejemplo

Dicen que los niños reproducen e imitan muchos de nuestros comportamientos. Por tanto, somos el primer ejemplo que tienen y hemos de procurar que sea el mejor. Abandonar nuestros malos hábitos y potenciar los buenos puede ser una buena fórmula.  Entre estos últimos, por ejemplo, tratar de trasmitir un estilo de vida saludable, que pasa entre otros factores por seguir una alimentación adecuada, practicar ejercicio regularmente y evitar el consumo de tabaco o alcohol (o, al menos, hacerlo en cantidades moderadas si nos referimos a este último).

¿Hiperprotección? No, gracias.

A menudo, los padres piensan que sus hijos son especiales y únicos y tratan de complacerlos en todo. Y si se acostumbran a que se les permita todo, se convertirán en egoístas con quienes es difícil incluso simplemente comunicarse. Recordar que a los niños sin control les esperan muchas decepciones fuera del hogar y no sabrán cómo lidiar con ellas.

Al mismo tiempo, una sobreprotección hará que el niño tenga tanto miedo que temerá asumir cualquier responsabilidad o salir incluso un poco de su zona de confort, como por ejemplo, conocer gente nueva o comenzar una nueva actividad.

Destrucción de la confianza

Los niños aprenden a enfrentarse a los problemas con el ejemplo de los padres cuando éstos superan las dificultades que van surgiendo durante su vida diaria. Hay que evitar hacerles responsables o partícipes directos de nuestros problemas, especialmente si son ajenos a ellos. Y, si por el contrario, en ellos está el problema, hemos de hacer nuestro mayor conocimiento y experiencia para comunicárselo, hacérselo comprender y buscar una solución para todos. Desde la comunicación, la confianza y la tolerancia. También desde la disciplina y el compromiso por ambas partes. En el equilibrio de todas ellas está la clave.

Cómo enseñar a los niños a solucionar los conflictos

Es fundamental enseñar a los niños a resolver sus conflictos de un modo positivo, ya que estos últimos suelen dar lugar a emociones negativas, pudiendo provocar discrepancia, tensión y enfrentamientos. Ademas, ayudarles a resolver conflictos aporta importante beneficios, se convierte en una herramienta de aprendizaje y desarrollo muy valiosa.

A través del conflicto podemos enseñar a nuestro hijo a experimentar una situación ideal de aprendizaje donde tendrá que idear soluciones, seleccionar la más adecuada y ponerla en marcha. Nos servirá para entrenar su capacidad de empatía, para que aprenda competencias básicas de negociación, escucha y dialogo y vaya adquiriendo la determinación para  tomar decisiones.

No se trata, pues, de evitar conflictos, puesto que éstos son habituales y aparecen en muchos momentos y facetas de la vida. Se trata, por tranto, de que lo afronten como algo natural, que forma parte de la vida y de la sociedad, y puedan desarrollar estrategias para su resolución.

Los estudios han puesto de relieve que los niños con alta empatía tienen también alta capacidad para resolver positivamente los conflictos. Ahora bien, más allá de cuestiones innatas, ¿podemos ayudar a nuestros hijos a mejorar las habilidades que influyen en la resolución de problemas? Os dejamos aquí cinco consejos para que comprobéis que sí es posible hacerlo:

-Expresar las emociones e identificarlas: Si nuestros niños son capaces de expresar sus emociones y de verbalizar lo que les ocurre tendrán una valiosa herramienta para hacer frente a sus problemas. El enfado o la rabia tienen un origen, llegar a él hará más fácil analizar el problema y establecer soluciones dialogadas.

-Tolerancia a la frustración: . Saber tolerar la frustración, hacerles comprender que si las cosas no salen como ellos quieren o esperan, no tienen por qué verlo todo de forma negativa y caer en la frustración y el pesimismo. Ante la frustración, constancia y optimismo para rehacerse y seguir adelante.

-Ponerse en el lugar del otro: Como padres debemos ayudarles a percibir las necesidades de los demás, sus miedos e inquietudes. Para que sean más flexibles deberán aprender a escuchar. Nuestro papel o, al menos, lo que debemos intentar hacer es presentarles siempre la otra versión del problema.

-Resolver problemas jugando: Los aprendizajes más importantes de la vida se hacen jugando y esto también se aplica a la resolución de problemas. Los juguetes educativos para niños cumplen en este ámbito una importante función permitiéndoles que se enfrenten a problemas,  activen su imaginación y creatividad para encontrar respuestas.

La magia de los Magos de Oriente

Tres reyes se aproximan. Vienen de oriente y estarán aquí en sólo unos días. Lo harán tras un largo viaje. Y llegarán cansados, pero traen en las alforjas de sus camellos…o en las escalintas de su carrozas kilos y kilos de ilusión en forma de caramelos, dulces…y especialmente juguetes.

Sus nombres son Melchor, Gaspar y Baltasar. Son puntuales y fieles a sus cita. Cada cinco de enero llegan a la Marina. Normalmente lo hacen por la tarde, entre las 18 y las 19 horas, siguiendo una bonita tradición, milenaria, que repiten también todos los municipios españoles y algunos países cercanos a España como Andorra, Polonia o República Checa.

La primera vez que arribaron a nuestro país fue en el siglo XIX, exactamente en el año 1855, cuando el gobierno central decidió celebrar la festividad de los Reyes Magos con una cabalgata popular para animar las calles y llenarlas de ambiente. Esta primera cabalgata parece que se celebró en la ciudad de Barcelona (al menos, así lo dice la documentación hallada) pero se cree que también se celebró en otras muchas ciudades de la Península Ibérica, siendo un acontecimiento para niños y adultos. Hay constancia escrita de que poco después tuvo lugar otra cabalgata de reyes en dos ciudades alicantinas con mucha tradición: Alcoy e Ibi.

La tradición se fue extendiendo, aunque no fue hasta principios del siglo XX cuando empezaron a hacerse representaciones teatrales sobre la entrega de los regalos por parte de los Reyes Magos al Niño Jesús. A cambio, se le pedía a los asistentes que donasen juguetes para aquellos niños que no tenían la suerte de recibir ninguno por navidad. Así pues, a partir de este momento la noche de reyes se convertió en un espectáculo popular por toda España donde tres hombres vestidos de reyes magos, Melchor, Gaspar y Baltasar, paseaban con sus pajes por la ciudad animando a los niños y recogiendo y regalando regalos para los más necesitados.

Hoy en día, la cabalgata de reyes en España es todo un clásico. Un día de magia y felicidad para los más pequeños. Un día señalado en el calendario, que además de poner la guinda perfecta a las fiestas navideñas en familia, se han converntido en todo un espectáculo de luz, color, fantasía música y un despliegue de medios casi sin paragón en muchas localidades, que echan el resto para regalar a sus vecinos y vicistantes una cabalgata inolvidable. Porque aunque no faltan a su cita, sólo llegan una vez al año. Y nadie quiere perdérsela. Al fin y al cabo, es cuestión de celebrarlo como toca.

 

Consejos para elegir los regalos de nuestros hijos

Los Reyes Magos ya se han puesto en camino. Poco a poco se irán acercando para llegar el día cinco hasta todos los rincones de La Marina, donde repartirán alegría y felicidad en la noche más mágica e inolvidable para los niños. Pero, mientras llegan, es turno para que los padres investiguen, pregunten, analicen y decidan cuáles son los mejores juguetes para sus niños y niñas. Cuáles les harán más ilusión y cuáles les convinenen más. Desde el Blog de la Guía Xiquets.net vamos a intentar ayudaros con algunos consejos y pautas que os pueden ser de interés durante estos días tan importantes:

El primero de ellos es que se adecúe a su edad. Hay que tener en cuenta que para cada franja de edad se recomienda una tipología más o menos amplia de juguetes, dependiendo siempre de las características del niño. Y que cada juguete siempre indica para qué edad está recomendado. Es importante respetarlo, porque si le compramos un juguete muy básico puede aburrirse rápido por falta de motivación. En cambio, si está por encima de sus posibilidades, puede reportarle frustración al no entenderlo o no conseguir el reto deseado.

Es fundamental considerar que el desarrollo del juego debe ser gradual y continuo. ¿Qué queremos decir con ello? Que se debe dejar al niño que, por sí mismo, vaya descubriendo el juego y disfrutando de él, sin agobiarlo y sin dejar tampoco que se agobie. Podemos ayudarle pero debe ser él quien lo aprenda y disfrute. De hecho, uno de los objetivos del juguete es  estimular el desarrollo intelectual, motriz, afectivo y social durante las diferentes etapas de madurez del niño.

Sin embargo, tampoco hay que olvidar una máxima: el juguete, además de ayudarle a aprender y desarrollar determinadas habilidades, sirve para que juegue, se relaje, disfrute y no piense en nada más. Por tanto, aunque elijamos juguetes educativos o de ingenio, nunca hay que olvidar que se trata de un juego y que, por encima, de todo, debe servirle para disfrutar. Suele ser erróneo el pensamiento de que a más complejo, más aprenderá nuestro hijo con él. Muchas veces es todo lo contrario:  cuánto más simple es, más se aumentará la posibilidad de usos que se le pueden dar, desarrollando la fantasía y su capacidad simbólica.

Antes de regalarle cualquier cosa es imprescindible adecuar un sitio para que el niño juegue y los instrumentos o herramientas necesarias para un determinado juego o actividad. Hay que preparar el camino y ser realistas, dependiendo del tipo de juguete y de las características de nuestra casa.

La seguridad. Hoy en día los juguetes ya vienen muy preparados en materia de seguridad. Pasan exhaustivos controles y están confeccionados de materiales autorizados. No obstante, convienen siempre tomar las máximas precauciones: documentarse, estudiar bien sus características. Podemos comprobar de qué está hecho para cerciorarnos de que no se astillará, romperá o cortará. También se recomienda priorizar colores sólidos frente a los tóxicos. Y, algo de lógica pero que no debe pasar desapercibido: Cuanto más pequeño sea el niño, más grade deben ser los juguetes y sus piezas para evitar posibles sustos.

La última: en ocasiones, menos es más. Porque el exceso de juguetes mata la fantasía y produce aburrimiento.