¡Precaución en la playa y en la piscina!

 Pequeños problemas de los niños a resolver

En verano lo habitual es que paséis muchas horas con vuestros hijos en la playa o en la piscina. Pero vayáis a un sitio u a otro, además de refrescaros y disfrutar, hay que tomar una serie de precauciones para evitar algunos ‘peligros’ que conllevan ambos. Tomad nota porque ya sabéis que siempre es mejor prevenir que curar.

Hidratación e Insolación

Los niños pequeños tienen menos capacidad para compensar las pérdidas de agua y padecen insolaciones y deshidrataciones con más facilidad. Recuerda que, más allá de lo que se pueda pensar, dentro de la piscina o en el mar los niños siguen perdiendo líquido corporal (siempre dependiendo de la cantidad e intensidad del ejercicio que realizan).

Conjuntivitis y Otitis

La irritación de ojos (conjuntivits) y del oído (otitis) son dos patologías habituales tanto en el mar como en la piscina. Con tanto chapuzón y juego con el agua es habitual que pueda quedárseles un poco de agua en el interior del oído, lo que conlleva una irritación. También puede ocurrir si hace un día de mucho viento en la playa, lo que puede provocar que se cuele un poquito de arenilla.

Tanto esa misma arena como la sal del mar o el cloro de la piscina también  son responsables de las denominadas  conjuntivitis irritativas. Si tu hijo es pequeño, que juegue sobre una toalla y lávale a menudo las manos.

Cloro de la piscina

Si puedes elegir, es mejor que tu peque se bañe en piscinas de sal, oxígeno activo u ozono porque, según la Sociedad Española de Neumología, unos niveles altos de cloro pueden llegar a provocar la aparición de asma en los más pequeños. No obstante, y como no se puede elegir normalmente y la mayoría de piscinas son de cloro, será conveniente siempre revisar el nivel del mismo para que no sea excesivo y produzca picores o irritaciones. En la piscina de casa puede ser más sencillo. En caso de piscinas municipales o comunitarias, habrá que avisar al personal de mantenimiento.

Medusas

Debido al calentamiento de los mares, cada año llegan más medusas a las costas. Si accidentalmente tu hijo toca alguna, aclárale la zona con agua de mar y ve inmediatamente al puesto de socorro, pues su menor masa corporal hará que la reacción sea mayor. Si, además, tu peque sufre de asma, alguna alergia o dermatitis atópica consulta con su pediatra

Modelos de padres ‘sobreprotectores’

En un post anterior que publicamos en el blog de Xiquets.net os hablamos del concepto de hiperpaternidad. Hoy, haciéndonos eco también del testimonio de la escritora y comunicadora Eva Millet, queremos ahondar en esta tendencia educativa subrayando los distintos modelos de padres/madres que origina el mismo:

Modelos de padres/madres que crea el modelo de crianza de la hiperpaternidad:

-‘Helicóptero’: Sobrevuelan sobre los niños como un helicóptero.

-‘Quitanieves’: son padres que en lugar de preparar a sus hijos para el camino, preparan el camino para sus hijos, allanándoselo y retirando cualquier posible obstáculo.

-‘Tigre’: madres que no quieren un niño renacentista. Es decir, no prefieren que toquen muchas teclas sino que sean brillantes en algo concreto.

-‘Guardaespalda’: Son aquellos que literalmente dicen “no toque usted a mi hijo”.

-‘Manager’: sus hijos son las futuras estrellas del deporte: Messi, Rafa Nadal…son los mejores y saben más que nadie en esa disciplina.

-‘Bocadillo’: es un modelo más discreto pero también común. Es aquello de seguir al niño allá por donde va con el bocadillo o el tupper para evitar que muera de inalición esa tarde.

Qué pueden hacer los padres

En primer lugar hay que incidir en el papel de los padres, que deben ser capaces de observar pero no intervenir a las primeras de cambio en todo aquello que afecte al comportamiento y hábitos de su hijo. Recordad que sobreproteger es desproteger. Los padres creen que para ser buenos padres los niños deben ser intocables y no deben sufrir ningún tipo de frustración o dificultad en la vida. De esta forma les estás incapacitando porque le restas una de las herramientas básicas de la vida: la autonomía.

La paciencia es un atributo fundamental Hacer entender a los niños que no todo es de color de rosa, sino que existen emociones buenas y malas como la rabia, la tristeza, la impotencia…que deben aprender a gestionar. De lo que se trata  es evitar que el niño sea narcisista.

También es muy positivo ofrecer alternativas para evitar la frustración. Enseñarles que es posible perder, que la derrota es algo común y natural y que no ocurre nada por equivocarnos o no ser los mejores. De hecho nos formamos mucho a base de caernos y volvernos a levantar.

Y por último hay una cuestión fundamental: los niños deben tener tiempo para jugar. En este modelo hiperpaternidad en el que los días están sobrecargados de actividades extraescolares, los niños no tienen tiempo para jugar, cuando esto es la esencia de la infancia. Juegos ya sean acompañados o únicamente con ellos mismos. Porque, además, en el mismo juego los niños pueden adquirir valores tan valiosos como el trabajo en equipo, la creatividad, la resiliencia, la cooperación para lograr un objetivo común o aprender a controlar la frustración.

¿Hiperpadres superprotectores?

¿Os consideráis padres superprotectores? ¿Creéis que exigís demasiado a vuestros hijos a los que atiborráis a actividades extraescolares durante el curso? ¿Los defendéis demasiado, posiblemente a ultranza, por tenerlos en una especia de altar? ¿Habéis oído hablar de la Hiperpaternidad? Se trata de un nuevo concepto que apareció en Estados Unidos hace ya algunos años con las nuevas generaciones de padres y que se está exportando a Europa.

Hablamos de nueva cultura de crianza, relacionada con padres sobreprotectores e ‘hiperhijos’ sin tiempo para jugar ni aburrirse ante el exceso de actividades extraescolares al que deben hacer frente. Una auténtica experta en este fenómeno es Eva Millet, una prestigiosa periodista y escritora especializa en temas de educación, que es autora entre otras del libro Hiperpaternidad.

Millet estará en Dénia el próximo jueves 5 de julio en el Centro Social de Dénia, en una interesante charla que ha organizado el colegio Paidos pero que está abierta a toda la población, siendo la entrada libre y gratuita. La cita será a las 18.30 horas. La comunicadora nos hablará de un un nuevo sistema de crianza que “crea jóvenes ansiosos, impacientes, dependientes, con miedos y baja tolerancia a la frustración, lo que se refleja en su aprendizaje y rendimiento académico”, explica Millet.

 

‘Hemos pasado de tener hijos mueble, a los que hacíamos poco caso, a tener hijos altar, a quienes veneramos”, sostiene la periodista, que se refiere a  una nueva generación de padres sobreprotectores de unos hijos que se han convertido en el centro de las familias del siglo XXI. Millet sostiene que en este nuevo modelo de crianza “se importan las herramientas del trabajo, no se aceptan críticas y, además, existe una competencia brutal entre los padres, ya que los niños son signo de estatus”.

 

En su obra Eva Millet habla de cómo son los hiperpadres, que se caracterizan básicamente por prestar una “excesiva atención a los niños y practicar una perpetua supervisión” de todo lo que efectúan. Señala que los padres, “al resolver sistemáticamente los problemas a sus hijos, provocan que sean menos autónomos”. Además, “los justifican continuamente y estimulan de forma precoz para convertirlos en superniños”, lo que les resta tiempo para jugar. En este punto, Millet aboga por niños “que como máximo tengan tres tardes ocupadas, lo que ya es mucho”. Respecto a la relación entre los padres y la escuela, la periodista especializada en educación considera positivo que los padres se impliquen en la escuela, “pero cada uno tiene que saber cuáles son sus límites”.

Vacaciones de verano: ¿Cuántas horas dejamos a nuestro niño con los videojuegos?

Se acabó el cole. Finalizaron las clases y llega el momento tan ansiado por nuestros hijos. Momento para el descanso y muchas horas de tiempo libre. ¿A qué las dedican? Hay muchas actividades posibles, aunque sin duda parte de ellas las dedicarán a los videojuegos.

Ante esta realidad, se abren dos debates. El primero de ellos es: ¿Videojuegos sí o videojuegos no? La respuesta nos tan sencilla como podría parecer. Por un lado hay estudios que asocian estos dispositivos  con una mejor coordinación motora, una mayor rapidez mental y de procesamiento de la información así como una mejor memoria de trabajo, atención y motivación. Sin embargo, hay numerosos trabajos de investigación que señalan a los videojuegos como responsables directos o indirectos de problemas conductuales, violencia y un mayor riesgo de desarrollar adicciones.

El segundo punto de discusión es, dejando al margen la conveniencia o no, cuánto tiempo deben dedicar los niños a los videojuegos durante sus vacaciones.  Aquellos mismos estudios a los que nos acabamos de referir también dedicaban un apartado al tiempo de juego. En concreto, los que hablan de beneficios cognitivos y académicos puntualizan que éstos aparecen cuando sólo se les dedica una o dos horas como máximo al día. Cuando el tiempo aumenta esos mismos investigadores hablan de problemas conductuales, falta de habilidades sociales y trastornos de sueño.

Practicidad pero con precaución

Dejando de lado los estudios y buscando la practicidad, que es lo que os interesa a muchos padres durante unas vacaciones largas como las veraniegas, hay que ser sinceros: los videojuegos sirven para entretener a vuestros hijos, ya que es importante que se relajen y ocupen su tiempo libre. Hay que combinar diversión y entretenimiento con obligaciones y, bajo esta perspectiva, hay que reconocer que los videojuegos cumplen su papel. Pero no por ello debemos darles carta blanca, ni en el tiempo ni en los contenidos.

Evitar que la temática de los juegos contenga violencia o un exceso de la misma es esencial. Como también la forma de comportarse de los niños durante el juego, desde el vocabulario que utilizan hasta sus reacciones, pasando por la forma de socializarse con compañeros o rivales ante la pantalla.

No menos importante es controlar el tiempo de juego. Lo mejor es fijar unas normas desde el principio y que tanto nosotros como ellos las cumplan, con penalizaciones en caso de no hacerlo así para demostrar que el cumplimiento de estas reglas es importante. Jugar con ellos también es otra fórmula para poder filtrar los contenidos y asegurarnos que se cumplan los tiempos estipulados.

Cómo cuidar a mi bebé en verano

El verano ya está aquí y llegó para quedarse. Buen tiempo, días largos, temperaturas altas, sol, calor, la playa, la piscina…todo perfecto para los mayores y no tan mayores. Pero también condiciones diferentes para nuestros bebés, con los que debemos tomar una serie de precauciones para evitar problemas. Desde la web de Xiquets.net, la revista para las familias de La Marina, os hacemos llegar una serie de consejos que os pueden ayudar:

-Hidratación: Es conveniente y necesario mantener a nuestro bebé continuamente hidratado, dado que la proporción de agua en su cuerpo es mayor y su equilibrio más débil. Una excesiva pérdida de líquidos puede tener graves consecuencias para su organismo, es por ello que hay que tener especial precaución en verano.

Si toma pecho no hace falta darle agua, pero es recomendable aumentar la frecuencia de las tomas. Si toma biberón habría que ofrecerle agua mineral para reforzar las tomas. Otras recomendaciones a seguir son:

  • Mantener su piel hidratada
  • Vestirlo con ropa fresquita
  • Cubrirle la cabeza,
  • No exponerlo al sol durante las horas centrales del día.

-Más seguridad: Como hemos dicho, en verano es frecuente que vayamos a la playa o a la piscina. Recordad que siempre que hay agua y niños, toda precaución es poca ya que el riesgo de ahogamientos en verano es muy alto. Por tanto, los bebés no deben quedar sin vigilancia ni por un segundo. Por eso, si vais a la playa o a sitios con mucha gente es conveniente colocarles una pulsera de seguridad con el número de teléfono de los padres.

-Protección solar: La piel del bebé es extremadamente sensible a las radiaciones solares. Es imprescindible protegerlo del sol con sombreros, gafas de sol para evitar problemas oculares, ropa transpirable y por supuesto, crema con factor de protección solar. Debe usarse el fotoprotector más adecuado para su tipo de piel, siendo el recomendado para los bebés una protección no menor de FPS 20 e idealmente de 40 o 50.

Tan importante como elegir la protección solar más adecuada es aplicar correctamente la crema solar al bebé, siempre 30 minutos antes de la exposición al sol y evitando las horas de sol más directo.

Leer en papel y con ilustraciones, lo mejor para  el desarrollo cognitivo de los niños

En un mundo como el nuestro donde el poder de la imagen en tan grande y en el que las nuevas tecnologías lo copan todo, se ha vuelto a reivindicar la importancia de la lectura de libros ilustrados, los de siempre, por encima de aquellos que incorporan audio o animaciones en formato digital.

Lo ha hecho la American Academy of Pediatrics (AAP), una institución mundial de primer orden, que recomienda a los padres que comiencen a leerles a sus hijos tan pronto como sea posible -incluso justo después del nacimiento- y que limiten el uso de los medios de comunicación sobre pantallas, decantándose claramente por los libros de siempre, aquellos con texto e ilustraciones sobre formato de papel.

Una nueva investigación sobre el desarrollo del cerebro muestra que los libros de aplicaciones pueden ser incluso menos efectivos que simplemente leer a un niño un libro en voz alta. Los primeros informes del estudio, que se presentará en una próxima reunión de Pediatric Academic Societies, concluye que los cuentos ilustrados pueden proporcionar una estimulación cerebral óptima en comparación con los cuentos animados y de audio.

Para llevarlo a cabo se presentaron a  27 niños tres historias diferentes de cinco minutos del mismo autor en diferentes formatos (audio, ilustrado y animado). Usando imágenes de resonancia magnética funcional, se observaron que áreas del cerebro se activaban durante cada una de ellas.

Los cerebros de los niños se activan de manera diferente en los lectores emergentes dependiendo de cómo se les suministre el contenido. El audio sólo, genera poca activación cerebral, lo que significa que tocar un audiolibro o leer sin dejar que el niño lo vea o sostenga no es muy efectivo. Lo contrario, es decir, un libro de animación sobre pantalla deja al niño con muy poco que hacer en términos de activar su cerebro para entender el contenido. El método, por tanto, es leerle mientras se le muestran las ilustraciones estáticas, lo que implica una mayor interacción en el cerebro y se desarrolla una mayor conexión con el contenido.

Por tanto, el audio sólo puede ser demasiado frío a esta edad, requiriendo más esfuerzo cognitivo para procesar la historia; y la animación puede inhibir la imaginación, haciendo que esta sea menos necesaria, lo que debilita la reflexión activa.

Así pues los expertos determinan que la ilustración clásica de los libros impresos proporciona el equilibrio adecuado para estimular la imaginación y la reflexión.

Energía para la recta final del curso

Encaramos la recta final del curso escolar. Niños y también padres llegan agotados a estas alturas del año, deseosos de alcanzar cuanto antes las vacaciones estivales, tras meses de estudios, clases, madrugones, deberes, actividades, extraescolares, etc…a lo que se suma la llegada de buen tiempo y del calor, con temperaturas que invitan a todo menos a estudiar. No obstante, es necesario recargar pilas y afrontar estas últimas semanas con energía renovada para terminar el curso escolar de la mejor forma, superando posibles obstáculos y alcanzando las mejores calificaciones posibles.

Para poder hacer este último esfuerzo con garantías de éxito es necesario fijar unas medidas diarias de descanso físico y mental. Entre los consejos que os hacemos llegar desde el blog de Xiquets.net, la revista de las familias de la Marina, se encuentran:

-Seguir una dieta adecuada, que arranque con un buen desayuno a base de lácteos, hidratos de carbono y fruta, para proseguir el resto del día con una alimentación completa, variada y equilibrada. No olvidéis el consumo de líquidos, que ayudan a mantener el buen funcionamiento del cuerpo y para poder mantener la atención en clase.

-Animarle a hacer ejercicio “controlado”. Después de pasar tantas horas sentado en el aula, en su habitación o en la biblioteca es conveniente que practique algún deporte o actividad física, aunque sin necesidad de que acabe agotado.

-Descansar la mente para terminar el día con tranquilidad. Para ello, a última hora de la tarde hay que evitar que vea la tele; sus imágenes le restan concentración (la necesita para hacer algún deber que le hayan mandado) y le dificultan el sueño. En su lugar, conviene animarle a que se entretenga con actividades reposadas: pintando, viendo cuentos, haciendo construcciones… Y si antes de acostarse se da un baño con música relajante y agua calentita, dormirá mejor y su mente se relajará mucho más.

– Acostarle a su hora. Esencial que se acueste temprano para que pueda dormir de ocho a nueve horas. Hacer un ‘reset’ en su ordenador persona, es decir, en su mente, es básico para que pueda rendir al máximo al día siguiente.

Protege a tu hijo contra las picaduras de mosquito

En primavera y verano regresan los temidos mosquitos, cuyas picaduras además de ser molestas y ocasionar picor y escozor (se tratan de lesiones cutáneas leves) también pueden tener otros síntomas mayores en caso de alergias. En casa o en el exterior, en la playa o en la montaña, el caso es que no es fácil librarse de los mosquitos, más en zonas tan húmedas como la nuestra.

Por tener una piel más fina y sensible los niños son los que más riesgo corren ante la presencia de mosquitos. Por ello, desde el blog de Xiquets.net, la revista para las familias de La Marina, nos hacemos eco de algunos consejos que ofrece la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC).

El primero de ellos se refiere al vestuario. Los profesionales sanitarios nos recomiendan vestir con ropa de algodón de colores discretos, evitando sobre todo el amarillo, que es el tono preferido por estos insectos. También aconseja evitar perfumes y cosméticos de olor penetrante, porque a los mosquitos les encantan.

¿Usar repelentes de mosquitos?

Una de las cuestiones que de inmediato  surge es la posibilidad o conveniencia de usar repelentes de insectos, bien para aplicar directamente sobre la piel, bien para echarlos en el ambiente. En este caso conviene rociar bien las cortinas, para que hagan de muro de contención contra los mosquitos que intentan meterse por la ventana.

En casa debemos recoger la cocina enseguida después de comer, para que los mosquitos no se sientan atraídos por los olores que desprenden los restos de comida. También hay que mantener el cubo de la basura metido dentro de un armario o en todo caso en el tendedero, pero con la tapadera puesta y la puerta del tendedero cerrad. Y por la noche se puede dejar encendida una luz que esté lejos de los dormitorios. A los mosquitos les atrae la claridad, por lo que se irán para aquella zona y nos dejarán dormir tranquilos.

Si nos encontramos fuera del hogar, especialmente en el campo, la SEFAC nos aconseja vestir pantalón largo y camiseta de manga larga, porque al tener el cuerpo cubierto a los mosquitos les resulta más difícil picarnos (aun así, a veces lo hacen). Para evitar el calor las prendas deben ser ligeras y fresquitas.

Ya sabéis: proteger a vuestros hijos y darles fuerte a los mosquitos.

Comer bien en las etapas de infantil y primaria

Que nuestros hijos estén bien alimentados, lo mejor posible, es una de las mayores preocupaciones que tienen los padres. Es básico su nutrición en todas las etapas de su vida, desde que nacen hasta que llegan a la adolescencia. Sin embargo, en este post de la guía Xiquets, la revista para las familias de La Marina, os vamos a dar algunas pautas refiriéndonos a la edad de preescolar e infantil, tomando como referencia las etapas educativas.

Los niños en edad preescolar experimentan periodos abruptos de crecimiento en el que pasan de tener mucho apetito un día a tener poca hambre en otras jornadas. El calcio es una pieza fundamental para desarrollar huesos y dientes sanos y fuertes. Además de la leche otros ingredientes como el tofu, las sardinas, jugos de naranja fortificados con calcio, cereales y avena pueden constituir una alternativa, especialmente ante los niños que tengan algún problema de alergia o intolerancia a la lactosa.

La fibra es otro elemento importante para prevenir enfermedades cardíacas y otras afecciones, además de ayudar a la digestión y prevenir el estreñimiento. Convendrá animarles a que ingiera frutas, verduras, granos enteros y frijoles, ya que todos proporcionan fibra.

En la etapa de primaria es muy importante reforzar la ingesta de proteínas, que no sólo encontraremos en la carne de origen animal, sino también en el arroz, los huevos, la leche o los frijoles, por citar algunos ejemplos. Convendrá no abusar de grasas saturadas y azúcares, especialmente en lo relativo a bollería industrial, pasteles y productos como las patatas de bolsa o los refrescos. Todo ello para evitar que el niño gane peso de manera innecesaria.

Será a medida que avancemos hacia la pubertad cuando el niño, ya preadolescente, requerirá de más calorías para enfrentar los cambios que se van presentando en su cuerpo y fisiología, pese a que convendrá educar a los jóvenes para que no se decanten en demasía por la denominada ‘comida rápida’ que suele acompañar muchos días de ocio, por su escaso valor nutricional en contraposición con otras opciones nutricionales más interesantes y apropiadas.

No obstante, ante cualquier duda o problema que surja, os recomendamos sin duda que consultéis con un profesional nutricionista o un médico especialistas para orientar al pequeño en esta faceta tan importante para su desarrollo vital.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los niños y el WhatsApp: límite de edad y cómo usarlo

Recientemente hemos conocido la noticia de que WhatsApp, la aplicación móvil de mensajería instantánea que prácticamente todos utilizamos hoy día en España, ha subido la edad mínima para utilizarlo desde los 13 a los 16 años. Un alivio para muchos de vosotros, preocupaos como soléis estar por estar el uso que vuestros hijos le dan a esta aplicación.

Sin embargo, según afirman los expertos y entendidos en la materia, no debemos engañarnos, ya que para acceder a esta aplicación simplemente necesitamos disponer de un dispositivo móvil, descargárnosla y aceptar las condiciones. No hay más barreras. Si a eso le añadimos que, por regla general, ni padres ni hijos suelen leer las condiciones de uso, sino que más bien se aceptan sin conocerlas para ahorrarnos tiempo, la conclusión es que poco, por no decir, nada, cambiará con esta decisión, que se quedará en una mera formalidad.

Si alguien se beneficia realmente de este límite legal es la propia compañía, ya que al establecer en sus condiciones el límite de edad, queda eximida de muchas de las responsabilidades legales, ya que la decisión última depende del usuario, quién acepta o rechaza de forma voluntaria las condiciones antes de poder acceder al servicio.

Tal y como sucede con las redes sociales, la responsabilidad última en el caso de los menores es de los padres, quién deben tratar de controlar o, al menos, educar a los niños y adolescentes sobre los características y riesgos que conllevan estas aplicaciones y otras, especialmente en cuanto a la vulneración de derechos con la protección de datos, el acceso a la intimidad u otros delitos no menos como el acoso  o incluso la pederastia.

Tanto los menores como nosotros mismos vivimos convencidos de que al tratarse de conversaciones privadas o de grupos acotados, no hay que temer nada ni establecer ningún control. Nos sentimos falsamente protegidos tanto en la utilización de WhastApp como de redes sociales caso de Instagram o Facebook, cuando en realidad estamos descubriéndonos y volcando todos nuestros datos a la red. Esta sensación ficticia facilita que continuamente hagamos pantallazos, guardemos las conversaciones, volquemos imágenes de todo tipo…lo que acaba siendo de dominio público.

La clave es conseguir que los niños hagan un uso responsable del móvil, para lo cual debemos darles ejemplo, orientarles pero, al mismo tiempo, confiar en ellos. Por otra parte, hay padres y expertos para quienes lo más efectivo, sin duda, es retrasar la edad de entrega del móvil al niño, ya que de esta forma piensan que se evita el problema a edades más tempranas. La solución no es fácil, pero el problema y el riesgo existen.