Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

No son masajes, es medicina

No son masajes, es medicina

REFLEXOLOGIA PODAL INFANTIL

La reflexología podal es una técnica que ya se utilizaba, según sostienen los expertos, en las antiguas civilizaciones, como China, el Antiguo Egipto o la India.

Esta técnica consiste en aplicar presión sobre determinados puntos del pie, que a su vez están conectados con distintos órganos de nuestro cuerpo. Estimular, mediante un masaje, estas zonas de nuestros pies producirá entonces un equilibrio en el organismo. De hecho, una dolencia en un punto del pie puede señalar una afección en el órgano al que está conectado.

Hay que señalar que muchas reacciones del cuerpo son consideradas como problemas, cuando en realidad son respuestas a la enfermedad. Fiebres, constipados, la tos, vómitos y diarreas, junto con las secreciones del cuerpo son necesarias para recuperar la salud, aunque se puede aliviar el efecto y hacer más rápido el proceso.

Podemos tratar el acné, alergias, amigdalitis, anemia, asma, bronquitis, conjuntivitis, diabetes, estreñimiento, diarrea, fiebre, el dolor de fracturas, herpes, hiperactividad, nerviosismo, insomnio…

Cómo puede ayudar la reflexología a mi hijo, en diferentes etapas.

El recién nacido.

Necesita mucho contacto con sus padres. El bebé se encuentra en un medio nuevo y necesita adaptarse. A veces, sin saber si quiera qué requiere, el contacto con tu piel y la sensación de atención será suficiente. La reflexología puede incidir en problemas de sueño, dolor de encías durante la dentición, gases, etc.

 

Primera infancia.

En esta época la mayoría de niños comienza a ir a la guardería, lo que puede convertirse en un momento algo traumático a separarse de sus padres. Este nerviosismo puede provocar problemas de descanso. Además, el contacto con otros niños favorece el contagio de catarros y enfermedades víricas: la reflexología reforzará las defensas.

Segunda infancia.

Llega el momento en que el niño tiene que ir al colegio: un nuevo lugar, nuevos amigos, nuevos profesores y tener que aprobar exámenes. Se le exigen responsabilidades nuevas, y el tiempo para jugar se reduce. El acercamiento familiar sigue siendo importante para facilitar la integración. Empiezan a desarrollar actividades físicas, es en el alivio de lesiones donde la terapia ayuda.

Adolescencia.

La presión de cumplir con responsabilidades sin ser del todo un adulto en cuanto a privilegios puede afectar a tu hijo. Es también una edad en la que se genera un gran movimiento interno. La actividad hormonal es frenética y recibe gran cantidad de sensaciones nuevas y desconcertantes. Empieza a pensar que necesita separarse de sus padres para tener una identidad propia. La reflexología será una buena aliada para mantener el vínculo vivo y hacer el tránsito más llevadero. Propiciará buenos momentos de intercambio verbal, pues el chico se atreverá a compartir con sus padres sus problemas si los tiene cerca.

Como vemos, la reflexología es una terapia alternativa que trabaja en muchos aspectos de la salud física. También sirve para crear un clima tranquilo que facilita la comunicación y el bienestar psíquico.

 

Raquel Sáez Collado, reflexóloga diplomada por la asociación de reflexología infantil.

Cursos para padres disponibles.

Teléfono: 653366685
Email: mariposaraquel67@gmail.com