Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Un desayuno equilibrado para tu hijo

16 de Febrero de 2015
Un desayuno equilibrado para tu hijo

El desayuno es uno de los pilares de una alimentación saludable. Es necesario que los niños consuman un desayuno saludable y completo que les proporcione energía para toda la mañana, lo que posibilitará un rendimiento más eficaz en el colegio. El hábito de tomar a diario un buen desayuno (lácteos, cereales y fruta) es fundamental para evitar a corto plazo problemas derivados de la mala alimentación, como la obesidad infantil.  Aquí tenéis algunos consejos para que vuestro hijo desayune de forma equilibrada:

1 .Desayunar en casa:

Desayunar en casa es, generalmente, el primer paso para que tu hijo arranque el día con un desayuno completo y equlibrado. Para ello, no bastará simplemente con tomar un zumo o un vaso de leche con cacao, sino que tendrá que completarse con otros alimentos como ceerales, una tostada, un yogurt o un poco de fruta.  Además de estar en casa, será importante que desayune sentado en la mesa (no de pie ni en el sofá) y que tampoco esté pendiente de la televisión o de la videoconsola. Debe aprender que el desayuno es un momento importante y que requiere atención.

2.  Desayunar con tiempo suficiente:

Como padres, tenéis que procurar que tenga suficiente tiempo para desayunar. El tiempo es un factor clave al mismo tiempo y un ben preciado por el tiempo de vida que llevamos. En este sentido hay que acostumbrarlo a que se levante de la cama con suficiente tiempo como para vestirse, asearse, arreglarse sus cosas y sentarse a la mesa a desayunar con tranquilidad. Es complicado desayunar de forma correcta si lo hacemos en menos de 15 o 20 minutos. Nuestro ejemplo será fundamental.

3. Desayunar en familia

La diferencia de horarios suele hacer difícil desayunar en familia. Al menos es importante que vuestro hijo no desayune solo, pues al igual que sucede con otras comidas, el desayuno debe ser un acto social. Si compartimos el desayuno con el niño, aunque sea sólo el fin de semana, evitaremos que se aburra o coja malos hábitos, así como podremos darle ejemplo.

4. No abusar de la bollería

A nadie le amarga un dulce, y menos si nos tomamos un croissant, una madalena o cualquier otro producto de bollería. Sin embargo no conviene abusar ni en la cantidad ni en la frecuencia. Una cosa es consumir algún día y otra es hacerlo por costumbre, sustituyendo la bollería industrial para otros productos mucho más sanos y nutritivos sin conservantes, colorantes ni tantas grasas saturadas.

5. A media mañana, también

Los nutricionistas recomiendan siempre hacer cinco comidas al día.  Tras el desayuno de primera hora, convendrá no esperar hasta la hora de comer, pues será importante que el niño complemente su desayuno inicial con algo de fruta, un bocadillo…de esta forma podrá recuperar el gasto energético que ya habrá consumido y tendrá suficientes fuerzas como para aguantar hasta el mediodía.


Más lecturas de interés, en nuestros Articulos Xiquets - www.xiquets.net