Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Con niños, sin malos humos

26 de Mayo de 2015
Con niños, sin malos humos

Esta semana se celebra el Día Mundial Sin Tabaco. La jornada se celebra cada 31 de mayo y fue instaurada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entre las principales causas que explican la conmemoración de este día está la salud y el bienestar de los niños, uno de los colectivos más perjudicados por el consumo pasivo de tabaco.

Sin embargo, los niños y adolescentes se han convertido también en protagonistas por su relación directa con los cigarrillos. De acuerdo a un estudio de la OMS, en la mayoría de los países europeos y en América del Norte va en aumento el número de jóvenes que fuma. El porcentaje medio de adolescentes que consume tabaco a diario ha aumentado sólo en unos años del 12 al  16 %, teniendo a las niñas como principales consumidoras.

Ciñéndonos a la realidad española, se estima que en nuestro país el 22 por ciento de los padres y el 20 por ciento de las madres fuman dentro del domicilio, lo que provoca que un 11% de los niños se encuentran expuestos diariamente al humo del tabaco de ambos padres cuando están en casa. Tener padres fumadores incrementa no sólo el riesgo del inicio precoz en el tabaquismo por parte de los hijos, también la incidencia de enfermedades respiratorias y la prevalencia de sibilancias y tos en la infancia.

Ventilar no es suficiente

Por este motivo, la Sociedad Española de Neumología Pediátrica insiste en la necesidad de crear espacios 100 por 100 libres de humo. En casa no es suficiente con ventilar, o fumar solo en la cocina o en el baño para proteger a nuestros hijos del tabaco. Después de haber fumado, las sustancias nocivas del humo de los cigarrillos se quedan adheridas a paredes, tejidos, tapicerías etc., así como a la piel y el pelo de los padres.

A ello se une el hecho de que los menores expuestos al humo de tabaco durante los dos primeros años de su vida son más propensos a desarrollar enfermedades pulmonares como el asma. De hecho, el 15 por ciento de los casos de asma en niños de 6 y 7 años son atribuibles al tabaquismo materno.

Los niños con problemas asmáticos que viven con fumadores responden peor a los tratamientos, y su enfermedad suele agravarse.

Como cifras generales, y para ayudaros a concienciaros un poco más sobre la importancia de adoptar hábitos de vida saludables, comentaros que según la OMS, el número de muertes que se cobra cada año la epidemia global de tabaquismo podría alcanzar los 8 millones en 2030. Y en España, el tabaco es responsable directo55.000 muertes anuales, entre niños y adultos. Ya sabéis: con niños, sin malos humos. Y sin niños, casi que también.