Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Cómo acertar con las actividades extraescolares

Cómo acertar con las actividades extraescolares

En los meses de septiembre y octubre, tras la vuelta al cole,  aparecen algunas cuestiones importantes para los padres respecto al día a día de los niños. Una de ellas es cómo llenar el tiempo libre que le queda a nuestros hijos cuando terminan la escuela, es decir, las llamadas actividades extraescolares.  El abanico de posibilidades suele ser muy amplio, desde idiomas a actividades deportivas, pasando por clases de música o danza,  hasta otro de los clásicos, las artes marciales, por citar algunas de las más comunes.

Evidentemente no es posible elegirlas todas, pues ni los niños disponen de tiempo suficiente ni los padres del presupuesto que muchas de ellas requieren. No es conveniente que saturéis a vuestros hijos con un listado interminable de actividades, pues corréis el riesgo de saturarlos, aburrirlos y privarlos también del espacio que requieren para descansar, jugar y divertirse, lo que es necesario y fundamental para su crecimiento y desarrollo. Ahora bien, reconozcamos Muchas de ellas están motivadas directamente por el horario laboral de los padres, por lo que hemos de desmitificar su necesidad.

Para acertar con las actividades extraescolares,  los expertos apuntan algunas claves como  preguntar a los propios niños o inculcarles responsabilidad para evitar el abandono de las disciplinas. La cantidad dependerá mucho de la edad y las características del niño y su familia, aunque en general se recomienda dos días o actividades por semana fuera de la actividad escolar. Los expertos recomiendan también que se desarrollen lo más cerca del hogar posible y que sirvan para complementar lo que se imparte o practica en la escuela. Que al niño le guste o supla algunas de sus necesidades será fundamental en nuestra elección.

Pero, ¿Y qué hacemos cuando nuestro hijo nos dice que ya se ha cansado y no quiere ir? ¿Hasta qué edad debemos aguantar? Hay que diferenciar entre una actividad que no le guste en exceso algo u otra que deteste, lo que puede resultar contraproducente. Es muy difícil que todos los niños disfruten siempre con todo, por lo que deberemos evaluar cuál es su grado de aceptación con cada actividad. El niño, a la edad de los 6 o 7 años, ya tiene capacidad de decisión y siempre conviene tener en cuenta lo que piensa a la hora incluso de negociar. Por un criterio de responsabilidad, se recomienda que, al menos terminen el año.

Todas las actividades extraescolares suponen siempre una experiencia nueva de la que siempre aprenden cosas positivas. Pero siempre, con moderación. Calidad por encima de cantidad.


Artículo escrito por Xiquets.net. · Más lecturas de interés, en nuestros Articulos Xiquets - www.xiquets.net