Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Trucos para que tus hijos coman de todo

Trucos para que tus hijos coman de todo

Los hábitos alimentarios de nuestros hijos son frecuentemente uno de nuestros mayores quebraderos de cabeza. De hecho, suele ser extraño que los niños coman de todo, sin excepción. Parece que siempre deben tener algún prejuicio, algún alimento que no les siente bien o que no hay forma de que les entre por los ojos…ni por la boca. Sin aseguraros el éxito, y considerando que cada niño es distinto, aquí os dejamos algunos pequeños trucos para que vuestros peques se acostumbren a comer de todo o, al menos, a probarlo

-Enseña a los niños a disfrutar de la comida. Para ello es importante que  participen en la preparación de cada plato y de los rituales de poner y quitar la mesa.

-Presenta los platos de forma especial. Con muy poco esfuerzo y un poco de creatividad puedes presentar los platos con formas divertidas. La combinación de colores es otra de las claves. Con platos atractivos, los niños se animarán a probar nuevos sabores.

-Da ejemplo. Debemos comer de todo y hacer ejercicio, para que los niños también lo hagan. Somos nosotros quienes debemos inculcarles el gusto por probar nuevos alimentos y sabores.

-Nunca hay que utilizar la comida como premio o castigo. El niño debe relacionar la hora de comer con un momento agradable del día. Nunca hay que usar la comida como moneda de cambio.

-Crea buenos hábitos alimenticios: procura comer comida casera cada día, que los niños no se salten ninguna comida, comer sano…

-No le obligues a comer. Si el niño no quiere comer un día, no pasa nada. No le obligues. El pequeño no debe ver la hora de la comida como un suplicio.

-Evita que pique entre horas. Es muy importante que los niños tomen tentempiés sanos y ligeros y que no tomen chuches entre las comidas.

-Comer de forma saludable. Es fundamental que aprendan el hábito de comer de forma saludable entre los cinco, seis y siete años. A partir de los diez será muy difícil conseguir que cambien sus costumbres a la hora de elegir sus alimentos y decidir lo que les gusta o no les gusta.