Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

El dormitorio de tu hijo: su espacio más importante

El dormitorio de tu hijo: su espacio más importante

La habitación es el espacio donde nuestro hijo descansará, jugará, estudiará, crecerá…y, en definitiva, pasará muchas horas de su niñez. Es importante que pensemos bien en los detalles de este espacio para que encuentren en él todo lo que necesitan y puedan hacerlo suyo para estar cómodos y poder desarrollarse física e intelectualmente. Aquí os dejamos algunos consejos para adecuar el dormitorio de vuestro hijo de la mejor forma: 

Camas evolutivas

Parece de lógica señalar que la cama es el mueble básico en toda habitación. Y la de nuestro hijo no es una excepción. Conviene que un mismo mueble sea capaz de adaptarse a las diferentes necesidades de descanso del niño, asegurándonos de que, siguiendo su crecimiento, le durará al menos 10 años. Para ello, se apuesta por las camas evolutivas, es decir, aquellas que primero son una cuna  para luego transformarse en cama junior y, después, en sofá auxiliar para crear una zona de juegos. Son más caras pero resultan una buena inversión porque pueden cumplir tres funciones. 

En cuanto a los materiales, los nobles y, sobre todo, la madera, es la tendencia que más se lleva en camas para niños. En colores, el blanco y el de la madera natural o el bambú blanqueados. Y en diseños, los de formas estilizadas y depuradas. Son los que mejor evolucionan ya que se pueden combinar con cambiadores que se convierten en cómodas, armarios que sirven de escritorios...

Muebles ‘imprescindibles’:

Hay tres muebles que son imprescindibles en la habitación de tu niño:
-La mesa: Debe medir, como mínimo, 1,20 m de largo x 60 cm de ancho y disponer al menos de un cajón para dejar los lápices y los libros, de forma que el niño tenga espacio para estudiar.
 -La silla: Elígela con una altura proporcional a la de la mesa (y ambas adecuadas a la altura del niño). Es importante que tenga el respaldo alto. Y prescinde de las ruedas hasta que el niño tenga 8 o 10 años.
 -La estantería: Para tener los libros y cuentos ordenados y siempre a mano. Puede ser un mueble a medida, un diseño modular o un par de baldas sobre el escritorio. Además, servirá para que el niño pueda poner fotos y detalles personales.
 

Almacenaje: 

Dispón grandes cajones, de casi un metro de profundidad, bajo camas y literas. Y personalízalos con tiradores de colores. Es fácil cambiarlos y adaptarlos a sus gustos conforme crezcan. Tan importante como la distribución es asegurarse que el niño tiene un entorno seguro. Para ello sigue estas tres normas: elige materiales de calidad, herrajes seguros y sistemas homologados.