Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

En busca de la ciencia

En busca de la ciencia

A veces puede ser difícil convencer a los niños de que el aprendizaje es divertido. Aunque esta misión recae fundamentalmente en el colegio, es también obligación de los padres el que sus hijos continúen aprendiendo fuera del horario escolar, y a poder ser de una forma divertida y hasta emocionante. La ciencia y las curiosidades que para los pequeños implica la misma puede ser un buen cauce para despertar la curiosidad y el instinto de los niños.

Es particularmente importante fomentar el interés por la ciencia a una edad temprana. Sus principios permitirán a los niños desarrollar la lógica, encontrar explicaciones a cuestiones cotidianas y adquirir una mayor comprensión de cómo funciona el mundo. Aquí os dejamos tres consejos para que podáis iniciar a vuestros hijos en la ciencia y el conocimiento científico de las cosas:

Usar la ficción. Una obra interesante de ficción puede ser fuente de inspiración. Hay películas y libros que muestras la aplicación de la ciencia en escenarios llenos de acción. Por ejemplo, la serie "Nick y Tesla", de Pflugfelder; o el escritor y periodista Steven Hockensmith, sigue las aventuras de dos hermanos de 11 años que usan la ciencia y la electrónica para resolver misterios. Por supuesto también hay series documentales para niños que pueden ilustrar aspectos difíciles de explicar y series de dibujos de mucho éxito, como en su momento lo fue Érase una vez el cuerpo humano.

Experimentar. Podemos hacer de nuestra casa un pequeño laboratorio para investigar y hacer pequeñas comprobaciones.  Hay muchos recursos gratuitos en internet que los padres pueden utilizar para hacer sus propios experimentos: un circuito eléctrico con pilas o baterías, un tornado de niebla, la observación de las estrellas, la flotación de distintos objetos en el agua, la diferencia de masas y de pesos utilizando una balanza…y animar a nuestros hijos a probar, pensar…y anotar sus reflexiones y observaciones, para luego discutirlo y comprobar su significado.

Y, aunque la ciencia está en todas partes, nunca está de más visitar un museo. Los objetos, procedimientos y material didáctico que suelen contener los mismos tendrá un alto valor pedagógico para los niños. Además, y al contrario que en otros museos, donde se prohíbe acercarse o tocar, los museos de la ciencia están preparados para todo lo contrario, ya que suelen ser interactivos…y muy divertidos.  E Ideales para disfrutar en familia.