Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Con la primera, llegan las alergiasTambién para los niños

Con la primera, llegan las alergiasTambién para los niños

Estamos en primavera, la época por excelencia de las alergias. Aunque este año han tardado más en aparecer por los efectos del denominado cambio climático, ya podemos decir que han comenzado a hacerse notar entre mayores…y también pequeños.

Se estima que aproximadamente un 30 por ciento de los niños es alérgico.  Y es que cada vez hay más casos de alergias infantiles y cada vez duran más. Si bien las alergias tienen un componente hereditario, también están asociadas a factores medioambientales (la conocida como "teoría higiénica"), al abandono de la lactancia materna antes de los seis meses, ya que esta actúa como un escudo protector, y a la introducción precoz de alimentos. 

Las alergias no se pueden evitar, aunque sí hay ciertas medidas que pueden prevenirlas. Cuando una persona desarrolla una alergia, ésta le acompañará durante algún tiempo, en ocasiones durante varios años o toda la vida. En los niños hay alergias que mejoran e incluso desaparecen cuando estos crecen.

¿Cuáles son las alergias más frecuentes para los niños?

Las alergias a los alimentos son las primeras que pueden aparecer en el bebé cuando se le introduce la alimentación complementaria, a partir de los seis meses de vida. Es por eso que se recomienda retrasar la introducción de estos alimentos pasado el primero año de vida, e incluso más en el caso de los frutos secos, también por el riesgo de atragantamiento.

Entre las alergias alimentarias, la leche de vaca es la primera causa de alergia en los niños. Concretamente, está producida por una alergia a las proteínas de la leche de vaca, que es diferente al cuadro de intolerancia a la leche. A la de la leche de vaca y sus derivados le siguen, por orden, la alergia al huevo y al pescado. También pueden provocar alergias los cacahuetes, la mantequilla de cacahuetes, la soja y el trigo, y menos frecuentemente, el chocolate, las fresas, el tomate o los mariscos.

Por tanto, y modo de conclusión, conviene que, a la hora de introducir los nuevos alimentos en los niños, lo hagáis siempre a partir de los seis meses y preferentemente ofrecidos, ya que cuando el bebé aún toma pecho disminuye el riesgo de que aparezcan las alergias.