Los dispositivos tecnológicos y los problemas de espalda de tu hijo

La irrupción de los muchos dispositivos tecnológicos de los que disponemos hoy día, unido a la gran cantidad de horas que todos, en general; y los niños y jóvenes, en particular, pasan utilizándolos acarrean una serie de consecuencias. También para la salud.

De hecho, investigaciones médicas concluyen que ya hay niños pequeños de tan sólo siete años que años están desarrollando jorobas y columnas vertebrales curvadas. El motivo principal es la cantidad de horas que pasan inclinados sobre sus teléfonos inteligentes y las tabletas. Los primeros síntomas, apuntan los médicos, son los dolores de cabeza, aunque pruebas médicas revelan que esa dolencia en muchas ocasiones se debe a una curvatura del cuello por pasar tantas horas encorvados sobre sus dispositivos electrónicos.

Estos problemas pueden acabar siendo degenerativos, causando a menudo dolor de cabeza, cuello, hombros y espalda, además de conducir a estados de ansiedad y depresión. La explicación técnica concluye que consultar durante largas horas la pequeña pantalla del móvil y tablet así como, y sobre todo, escribir mensajes de texto con el cuello hacia abajo por períodos de tiempo prolongados puede causar un estiramiento severo del tejido espinal que, a su vez, podría derivar en la compresión crónica de un nervio, hernias de disco, y otros problemas en la columna. Además, al inclinarse para poder leer letras pequeñas, se pueden producir daños en la vista. Algunos de los síntomas de esta condición incluyen rigidez y dolor en hombros y cuello, y dolores de cabeza crónicos.

Menos horas…y mejor postura

Los expertos sugieren que mantener una buena postura es la mejor medida que se puede tomar para prevenir lesiones en la columna vertebral. Para ello se deben alinear las orejas con los hombros mientras los omóplatos están retraídos. Según indican, esta postura ayuda a reducir la presión sobre la región espinal. Otras formas de prevenir el llamado “cuello de texto”

Asegurarse de que el cuello y la espalda estén bien sostenidos con almohadas si escriben mensajes desde la cama; aumentar el tamaño de la letra para evitar un exceso de inclinación; sostener el teléfono o tablet a la misma altura de los ojos, en un ángulo de 30 grados para proteger cuello y muñecas o tomarse un descanso cada  15 para mirar hacia arriba y llevar el cuello a una posición neutral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *