Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Generación de la pantalla táctil

Generación de la pantalla táctil

«Las revista está rota, no va».

Las «tabletas», o los ordenadores táctiles, llevan casi tres años disponibles. Principalmente son una herramienta de trabajo, y suelen ser caras: una cosa de adultos. Sin embargo, los móviles de nueva generación también se compran con necesidades muy concretas y también acaban en manos de niños, que dan su aprobación a estos artilugios según los juegos que tengan.

Lo primero que llama la atención ya lo hemos visto en el video: su falta de sorpresa al manejar estos dispositivos, porque evidentemente llevan con ellos desde el principio. Una revista de papel resulta aburrida, incluso.

De hecho, es probable que muchas cosas queden aparte si entra un iPad en casa. Ni los juguetes de toda la vida, ni la tele, ni el ordenador de sobremesa. Quieren el iPad, y es fácil adivinar por qué: la interactividad y la cercanía nunca habían ido tan juntas. «Tocan» a los personajes, mueven las letras y es su acción la que produce el efecto. Ya lo hemos dicho alguna vez, los niños se divierten y centran su atención en algo cuando la relación de causa-efecto es evidente.

Hay empresas muy preocupadas de hacer juegos educativos pero que también entretengan. Aplicaciones que saquen todo el partido a la tableta.

Bien, ya que no vamos a evitar que se acerquen a las pantallas táctiles, hay algunas cuestiones que podemos destacar. Se recomienda, sea cual sea el caso, que se de analicen tres factores: el contexto, las condiciones en que el niño quiere hacer uso de la tableta; el contenido, para qué la quiere utilizar, cuál es el ocio en ella; y el niño, porque cada uno tiene sus particularidades.

Aunque la asociación de pediatría de Estados Unidos considera que su uso por menores de dos años debe evitarse, las pantallas táctiles son como la tele o las revistas de adolescentes cuando aparecieron: son medios nuevos. No tienen que ser automáticamente malos.

Se tratan de dispositivos con grandes posibilidades para jugar, puede ser un dispositivo interesante más allá de la pantalla para ver películas. Por eso merece la pena interesarse por las aplicaciones que hay disponibles. Muchos están etiquetados como educativos: esto es una forma de tranquilizar a los padres. A veces los mejores juegos no están encasillados como “educativos”. Incluso la propia cámara integrada o una grabadora de voz, pueden ser opciones divertidas e instructivas.

Corta la cuerda (cut the rope) es un juego que, sin ser específico para niños, puede ser un buen acercamiento a la física. Los objetos se balancean, caen, y hay gran variedad de sucesos.

 

«¿Le controlo? ¿Pasa mucho tiempo frente a la pantalla?» Esto no deja de ser un viejo problema. Queremos que sus habilidades con los nuevos medios mejoren, y los niños se integren en una era digital que les pertenece, pero a la vez sospechas que abusan. Unos horarios pueden servirnos, así como tener en mente que no hay que perder contacto con lo analógico. De todas formas ya sabemos cómo se comportan los niños ante la novedad: mucho tiempo al principio y luego se olvidan de que existe. Otra cosa es si percibes una conducta adictiva en tu hijo, ahí hablamos de un problema.

El estado zombi, relacionado con el uso de la tele y pantallas, es falso. Se dijo en el pasado que el cerebro emite el mismo tipo de ondas viendo la tele que durmiendo, pero no es así. Los niños, simplemente, están concentrados, como cuando leen.

Por último señalar que hay tiempo para todo. Aunque los padres muchas veces pensemos que el tiempo dedicado a las pantallas es tiempo perdido en hacer algo más valioso, y que están despidiéndose de una carrera brillante, todo estímulo, bien llevado, puede servirnos para crecer.

 

Elaborado a raíz del artículo "La generación de la pantalla táctil" (The touch-screen generationHanna Roslin) y su contestación, "No liberen sus iPads aun" (Don't free your iPad yet, KJ Dell'antonia).