Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

El coche del bebé (I)

13 de Noviembre de 2015
El coche del bebé (I)

El carrito o coche del bebé es una de las primeras compras que hacen los padres, al menos cuando son primerizos, y siempre y cuando no haya un familiar o amigo que haga el favor de prestarlo. Como en todo lo que afecta a los niños, existe una cantidad inagotable de modelos, opciones y precios, más caros o más baratos, con más o menos complementos.

Sin embargo, os recomendamos que no os ciñáis a lo que realmente podéis llegar a necesitar…y en base a las siguientes preguntas: ¿Dónde vas a usarlo? ¿En ciudad, en el transporte público, para llevarlo en el coche, fuera de la ciudad...? ¿Vas a necesitar el carrito enseguida o lo utilizarás cuando el niño tengo 6 meses o más? ¿Realmente necesitas todos los accesorios que incorpora el carrito?

Bajo nuestro punto de vista, siempre se dan dos situaciones:

Utilizar el carrito desde los primeros días de vida del bebé: Será importante un respaldo rígido y que sea completamente reclinable hasta hacerse plano. Es recomendable que sea posible levantar el apoyapiés: así podrá colocarse bajo las rodillas cuando el niño haya crecido.

Usar el coche a partir de los 6 meses: Los niños más grandes tienen tendencia a no apoyarse sobre el respaldo, por lo que os aconsejamos carritos con respaldo reclinable pero que no lleguen a hacerse totalmente planos, más o menos hasta un ángulo de 90 grados.

¿Plegable o no plegable?

El peso y la manera de plegar el carrito son dos factores fundamentales, especialmente si vivís en una ciudad y tenemos (aceras estrechas, escaleras empinadas, transporte público) o si pensáis cargar a menudo el carrito en el maletero de un coche.

Los carritos de bebé más ligeros rondan los 5 kilos y los más pesados llegan a los 14. En este sentido debéis considerar que vuestros músculos deberán sostener este peso más el del niño. Un recién nacido no supone una gran carga (3 o 4 kilos), pero a medida que pasen los años alcanzará los 15 kilos: este será el momento en que tendremos que dejar de usar la gran mayoría de los carritos.

Los carritos también se dividen entre los que se plegan como un libro y se mantienen solos de pie y los que se plegan como un paraguas. Los primeros son más compactos pero también más pesados. Los segundos son más ligeros pero hay que sujetarlos para que no caigan.