Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Whatsapp: ¿Qué deben saber los padres?

Whatsapp: ¿Qué deben saber los padres?

Whatsapp ha revolucionado nuestras vidas. También la de nuestros pequeños, que se manejan con el móvil y este tipo de aplicaciones como lo hacíamos nosotros antes con los coches de juguete o las muñecas. Son nativos digitales, como se denomina a las generaciones que han nacido con estas nuevas tecnologías, lo que además de ser una ventaja para ciertas materias requiere de una educación especial con el objetivo de conocer los límites y posibles peligros de estas nuevas aplicaciones.

 

Lo que los padres deben saber de Whatsapp:

- Según la legislación española, un niño no puede autorizar a que alguien obtenga sus datos personales. Ni puede autorizar a que se obtengan fotografías suyas. Esto sólo puede hacerse con la previa autorización de los padres. Es decir, las autorizaciones que conceden los niños menores para intercambiar fotos en esta aplicación no son válidas. El auténtico problema reside en que Whatsapp tampoco les exige cumplir ningún requisito, sino que los propios niños, al darse de alta automáticamente en la aplicación, los niños proporcionen su nombre, su foto, su geolocalización…para compartirlo todo con su grupo de amigos.

-Whatsapp no un simple servicio de mensajería sino una red social en toda regla, ya que permite hacer grupos, enviar imágenes, vídeos, links, etc. La cuestión es que, al no estar catalogada como tal, no está obligada a cumplir todos los parámetros y normas a los que sí deben ceñirse otras redes sociales como Facebook o Twitter.

-Una de las principales críticas sobre la seguridad de Whatsapp es  el desconocimiento que se tiene sobre si la compañía guarda copias de la información enviada, dónde se alojan y qué nivel de seguridad se aplica a esa información. Por tanto, no sabemos exactamente qué sucede con toda esa información, qué pasa con todos esos mensajes y qué ocurre con las fotografías que se hacen y se envían.

-Puede facilitar el acoso. Por el solo hecho de que un extraño tengas tu número, Whatsapp le acepta, dejando  expuesta tu foto de perfil, lo que puede facilitar demasiada información a un posible acosador: apariencia física, aficiones… e incluso, intimidades.