Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Bebés más seguros en el hogar

Bebés más seguros en el hogar

Los bebés que dan sus primeros pasos necesitan de nuestro acompañamiento y supervisión durante semanas hasta que aprendan a desenvolverse mejor de pie.  Hay que cuidar de ellos y vigilarlos, para lo cual se aconsejable que incrementemos las medidas de seguridad en casa. Sin embargo, todos los consejos de seguridad para los bebés que empiezan a caminar se resumen en la necesidad de adecuar la vivienda convenientemente, considerando que el niño se convierte en un pequeño ‘explorador’ que no conoce límites en su ansia por conocer lo desconocido, sin ser conscientes de las dificultades, obstáculos o incluso peligros que puede encontrarse.

Pasamos a enumeraros algunos consejos útiles para que vuestros bebés estén más seguros cuando caminen en casa:

-Se han de asegurar las puertas cerrándolas si no queremos que el bebé entre en determinadas estancias en un momento de descuido. Igualmente es aconsejable colocar vallas de seguridad en las escaleras.

-Si utilizamos taburetes bajos o escalones plegables para facilitarles sus pequeñas tareas, aprovechando que ya son capaces de mantenerse de pie, habremos de evitar que se suban a ellos si no estamos presentes, guardándolos en caso de que no les demos uso.

-En cuanto a los cajones y armarios, que han pasado a estar a su alcance, además de instalar cierres de seguridad será conveniente revisar su interior para que no hay nada peligroso. Cuando hablamos de objetos potencialmente peligrosos nos referimos a aquellos punzantes o cortantes, alambres, cordones, tijeras, cuchillos, etc.

-Las bolsas de plástico y los objetos pequeños como botones, pilas, canicas o las piezas pequeñas de los juguetes no han de dejarse al alcance de los niños pequeños.

-Asimismo, ¡Precaución con los manteles! pues Los niños pueden tirar de ellos cuando cuelgan de las mesas, echando al suelo (o, lo que es peor, encima de ellos mismos) todo el contenido.

-Recordar que los enchufes constituyen una fuente de atracción para los bebés y niños.  Por ello habrá que cubrir los que estén a su alcance para evitar accidentes, incluidos los de las regletas. Y, junto a los enchufes, se ha de controlar el resto de fuentes de calor en el hogar: los radiadores han de llevar protectores, las estufas no estar a su alcance, los utensilios de cocina y comidas calientes en lugares en los que no puedan volcarlos, evitar cerillas o encendedores…

-Otro consejo esencial: No se ha de dejar nunca al bebé solo en la bañera o en lugares elevados, como cambiadores, camas o mesas de cambiar pañales. Se debe mantener en todo momento una mano sobre el niño para evitar caídas.

-El peligro de envenenamiento en el hogar también aumenta en esta etapa. Medicamentos, productos de limpieza, plantas y bebidas deben esta fuera del alcance de los niños, es decir, en armarios altos o cajones cerrados.

Y, recordar: Si dejáis a otras personas a cargo de vuestros hijos, aseguraros de que conocen todas las normas de seguridad para evitar accidentes.

¡Y que no paren de caminar…pero que lo hagan seguros!