Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

¡Cuidado con los golpes de calor!

06 de Julio de 2015
¡Cuidado con los golpes de calor!

Los golpes de calor son una de las mayores consecuencias de la exposición prolongada al sol o de permanecer demasiado tiempo en lugares y ambientes calurosos. Los golpes de calor son más (ni menos) que una alteración grave de la regulación térmica de nuestro cuerpo, lo que puede dar lugar a un estado de shoke, incluso, riesgo de muerte. De hecho, son una urgencia médica que requiere tratamiento médico cuanto antes. 

Entre los grupos de población que presenta un mayor riesgo están las personas mayores y los niños, por lo que no hablamos de una cuestión menor sino de algo que puede afectar en cualquier momento a vuestros hijos, más aún si son bebés.

¿Qué debemos hacer para prevenirlo?

  • Fundamentalmente evitar la permanencia prolongada al sol o no estar en lugares excesivamente calurosos y húmedos durante mucho tiempo. Hay que buscar las sombras y lugares fresquitos.
  • Es necesario mantenerse en zonas frescas así como beber líquidos en abundancia.
  • También deben tener especial cuidado personas con afecciones cardiacas, circulatorias, respiratorias, renales, cerebrales o diabetes.
  • La obesidad, el alcoholismo y la toma de drogas o algunos medicamentos son también un factor de riesgo para los golpes de calor.
  • Jamás debe dejarse a un niño o una mascota en el interior de un coche, aunque se piense que el calor no es excesivo, ya que por desgracia estas situaciones llevan con altísima frecuencia a la muerte del niño o del animal.
  • Antes de subir a un coche aparcado al sol ventílalo bien unos minutos abriendo puertas y ventanas para que baje la temperatura de su interior. Espera un poco sobre todo antes de montar en el a bebés o a personas mayores.
  • Hidratarse periódicamente: No se trata de una cuestión menor, ya durante el verano aumenta la transpiración, sudamos más y perdemos una mayor cantidad de líquidos. En el caso de los niños, especial cuidado con los niños, puesto que invierten gran parte de su tiempo libre jugando, y en muchos momentos, al sol.