Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Esforzarnos por entendernos

Esforzarnos por entendernos

La empatía es mucho más que “ponerse en el lugar del otro”, es comprender y preocuparse por los demás, es saber actuar sin herir ni menospreciar y sin buscar beneficio propio.

El ser empático no significa tener que estar de acuerdo siempre con los demás, ni dejar nuestros puntos de vista a un lado, se trata de respetar la posición de los otros y ser tolerantes. En muchas ocasiones, el otro no necesita de nuestra opinión pero sí que le respetemos y entendamos. Es un error tratar de quitarle importancia o ponerse como ejemplo, así como tener prejuicios hacia la otra persona o evaluar.

Es importante que, desde nuestro papel de padres, fomentemos la empatía. Los beneficios son claros: propicia conductas más positivas, consigue que las personas sean más sociables, más comprensivas, más generosas, menos agresivas, que expresan mejor sus sentimientos. Se alcanza una mayor estabilidad emocional y mayor autoestima.

Igual que les enseñamos a vestirse hay que enseñarles a desarrollar esta capacidad, a expresar sus sentimientos y comprender a los demás. Ante todo hay que tener en cuenta que los niños aprenden de nosotros, somos su modelo a seguir: escucha a tu hijo, entiéndelo y él hará lo mismo con los demás. Reconoce sus esfuerzos, que se sienta amado. Además debemos tener una buena comunicación con nuestros hijos, crear un ambiente donde sean comprendidos, mostrarles afecto…

Cuando les leas un cuento o vean una peli puedes preguntarles sobre los sentimientos del protagonista de la historia  y/o haz que se preocupe por sus amigos, vecinos, familiares…Y por otro lado si hace algo mal, como darle una patada a mamá, hay que hacerle ver que hace daño, y no solo físico, también emocional.

En definitiva, cuanta más conciencia tengamos de nuestros propios sentimientos, mayor será la comprensión de los sentimientos hacia los demás. Es una necesaria tarea la nuestra hacer que nuestros hijos desarrollen esta habilidad y la utilicen en un futuro.

 

“El que habla siembra, el que escucha recoge”. Anónimo.

Marta Benito

Educadora Social

Fotografía: iso100