Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Viajando con bebés

Viajando con bebés

Después de ser papás, la vida os cambia en muchos sentidos. También a la hora de planificar los viajes, tanto en lo que respecta a la logística (generalmente el equipaje es más voluminoso y complicado de transportar) como a la seguridad. Y es que aparecen unas  necesidades específicas que deberéis considerar antes de elegir destino o reservar un billete de avión, por ejemplo.

 

Carritos y cunas:

Por lo que respecta a este último punto,  lo más recomendable es facturar los carritos o sillas que vayáis a utilizar en vuestro destino o, incluso, enviarlos anticipadamente con una empresa de transportes.  Os aconsejamos siempre  que consultéis las tasas de facturación de la compañía aérea con la que vayáis a volar.

Para transportar propiamente a los bebés, los capazos son una muy buena opción para la comodidad del bebé, tanto durante el transcurso del viaje como a la hora de dormir en el propio hotel. Una cuna de viaje plegable también puede ser una idea a tener en cuenta, si bien habréis de aseguraros de que el hotel permite instalar una cuna o bien os facilite otra que pueda cómoda y segura para vuestro hijo.

 

Mochilas:

¿Y qué hay de las mochilas, preguntaréis muchos? Sin duda llevar a los bebés en una mochila, sobre el pecho, puede ser muy práctico, ya que ambas manos quedan libres y podemos vigilar en todo momento a nuestro hijo. Estas mochilas son la opción perfecta para viajar: son cómodas, prácticas y se pliegan fácilmente. Son adecuadas para bebés de más de una semana, de un mínimo de 53 cm de altura y un peso superior a 3‘5 kg. Las mejores tienen tirantes anchos que distribuyen el peso, son lavables a máquina y tienen un apoyo para la espalda o en el cuello del bebé.

 

Excursiones:

En cuanto a las sillas de paseo, os recomendamos su uso para las excursiones, incluso si el niño ya camina, porque pueden resultar muy útiles para que no se haga pesado llevar a tu bebé. Nuestro consejo que es que optéis por un modelo cuyo respaldo se pliegue, para así disponer de una cama improvisada cuando el niño se duerma.  Y, en caso que de que elijáis un destino de tipo rural, con los recorridos abruptos, sería aconsejable invertir en una versión todo terreno. Si tu hijo todavía gatea, una forma de mantenerlos razonablemente limpios es llevar una mantita o plástico para que puedan estar a sus anchas mientras hay que esperar en un aeropuerto o comer en un restaurante.

 

Higiene:

Si tu hijo es aún un bebé, lo normal es que necesites esterilizar sus cosas habitualmente. Para ello recuerda llevarte para tu viaje un esterilizador portátil a vapor. Cuando haya que esterilizar objetos pequeños utiliza  pastillas purificadoras que puedes guardar en  un contenedor hermético con tapa de rosca. Si tu hijo aún toma biberón, puedes llevar un par de recambios ya llenos de agua, ya que luego con calentar la misma (en un microondas del aeropuerto o en restaurantes) y mezclar con la leche en polvo, tendrás solucionado el tema.

 

Lactancia materna:

En cuanto a la lactancia materna, mejor tomar algunas precauciones antes de comenzar a darle el pecho, sobre todo en lugares públicos.  En los aeropuertos os aconsejemos que preguntéis por el área de lactancia. Los centros comerciales suelen tener también un área de este tipo y, en restaurantes, mejor preguntar siempre por si existe algún tipo de reservado o zona acotada donde sea más cómodo darle el pecho a tu bebé sin incomodar a nadie.