Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Por qué es bueno que los niños practiquen yoga

23 de Abril de 2015
Por qué es bueno que los niños practiquen yoga

Practicar yoga es una forma divertida para los niños de desarrollar importantes habilidades en un entorno positivo y no competitivo. Este tipo de actividad les proporciona una excelente base para la vida adulta, al trabajar  cualidades como flexibilidad, fuerza, coordinación o el sentido del equilibrio. También les ayuda a relajarse y divertirse ganando atención y autoconfianza. Estos son algunos de los beneficios del yoga, según los expertos:

  • Mejora la fuerza y flexibilidad
  • Aumenta la autoestima, la capacidad sensorial y la conciencia corporal.
  • Mejora la coordinación y el equilibrio.
  • Desarrolla la autodisciplina y el autocontrol.
  • Fortalece la concentración.
  • Ayuda a mantenerse más erguido y a sentirse más alto, soportando una columna larga y flexible.
  • Fortalece y mejora todos los sistemas corporales: esquelético, nervioso, circulatorio, digestivo, respiratorio, hormonal y muscular y favorece nuestros conocimientos de anatomía.
  • Fomenta la cooperación y el trabajo en equipo.
  • Enseña a relajarse y a reducir el estrés.

 

Además, el tipo de actividad que se lleva a cabo durante una clase de yoga no un problema para los niños, sino más bien al contrario, pues a estas edades les resulta muy fácil adoptar las posturas. Los pequeños igualmente tienen una tendencia natural hacia la mímica. Gracias a este gusto por la imitación y a que gran parte de las posturas de yoga tienen nombres de animales, pájaros, insectos y otras formas bien conocidas para ellos (el barco, el árbol…) no resulta muy difícil idear una breve sesión adaptada a los más pequeños de la casa.

Ahora bien, las clases de yoga suelen ser muy distintas de las clases para adultos pues, y aunque los niños son capaces de abstraerse totalmente del mundo que les rodea y concentrarse totalmente en el juego, les resulta complicado mantener durante mucho tiempo un alto nivel de concentración.  Por ello suelen ser clases más interactivas y divertidas, donde se mezclan juegos con posturas, viajes imaginarios, canciones, etc.

En resumen,  practicar  yoga puede ser una opción ideal porque, además de ayudarnos a sentirnos bien y relajarnos, es un ejercicio que podemos practicar con nuestros hijos.