Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

En fallas, buñuelos de calabaza. ¡¡Ricos ricos!!

En fallas, buñuelos de calabaza. ¡¡Ricos ricos!!

¿Os apetecen unos bunyolets? Seguro que sí.  Estamos en fallas y, además de ninots y petardos, también aparecen en las calles los puestos de venta de buñuelos de calabaza. Con azúcar, con chocolate… ¡Buenísimos!

Aunque no suelen ser muy caros, esta receta típica no es difícil de hacer en casa. Su preparación, además de divertida y apropiada para estas fechas, puede ser una buena ocasión para que introduzcáis a vuestros hijos en el mundo de la cocina y, sobre todo, para que compartáis con ellos un rato divertido. Quién sabe si tenéis un Máster Chef Junior en casa y no lo sabíais.

Aquí tenéis la receta:

Ingredientes

  • 2 kilos de calabaza
  • 10 gramos de levadura
  • 1 kilo de harina
  • 1 litro de agua
  • 250 cc. de aceite
  • 250 gramos de azúcar

Preparación:

En primer lugar habréis de hervir la calabaza o bien asarla en el horno. Una vez hecho esto, hay que triturarla hasta que quede una pasta suave. En este paso os puede ayudar vuestro hijo, aunque tendréis que explicarle que lo haga con cierta delicadeza…y sin necesidad de ponerse hasta las orejas de calabaza.

El siguiente paso será agregar agua a la harina, (es ideal usar el agua de la cocción de la calabaza), la mayor parte de los 250 gramos de azúcar y la levadura para, posteriormente, dejar reposar un rato.

Poco después volveremos a la cargar para  añadir el puré de calabaza hasta que quede una sola masa suave. Por otro lado, y mientras le vamos explicando el proceso a nuestro pequeño pinche, cogeremos  una sartén y pondremos abundante aceite para freír. Muy importante dejarle claro que con el aceite caliente hay que tener mucha precaución. Y más en este caso, pues habremos de esperar a que esté muy caliente para dorar los buñuelos.

Esperar a que el aceite esté lo suficientemente caliente antes de formar los buñuelos.

Una vez que tenemos la masa lista, vamos arrancando un pedazo de la misma y con el dedo hacemos un agujero en el centro, dejándolo caer inmediatamente en el aceite. Ésta será una tarea relativamente fácil para nuestro hijo, si bien convendrá que seáis vosotros los que pongáis el buñuelo en el aceite. Habrá que repetir el procedimiento hasta acabar con la masa y retirar los buñuelos del aceite con una espumadera después de que se hinchen y doren.

Una vez listos, sólo quedará espolvorear los buñuelos con suficiente azúcar para que queden bien dulces y perfectos para disfrutar con una buena dosis de azúcar o mojados con un buen chocolate caliente, y a cualquier hora del día. E ideales para disfrutar con toda la familia. ¡Qué aproveche!