Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Errores comunes de los padres separados con sus hijos

16 de Febrero de 2015
Errores comunes de los padres separados con sus hijos

En nuestro país cada año son miles las familias que se rompen por la separación del padre y la madre. Por desgracia, el comportamiento de ambos –derivado fundamentalmente de sus anteriores problemas de pareja, rencores personales y diferencias económicas- conlleva una serie de prácticas que puede generar en los hijos sentimientos de ansiedad, angustia e inseguridad.

Voluntaria o involuntariamente, el padre o la madre pueden utilizar a los niños como un arma para hacer daño a la otra parte, sin percatarse del perjuicio que pueden ocasionar a sus hijos, que en muchas ocasiones están desorientados por la situación y no comprenden qué sucede. Contar los hechos de un modo equivocado, hablar mal de la expareja, cuestionar sus decisiones, usar a los niños para obtener información sobre ella, colmar todas sus necesidades con objetos materiales… son algunas prácticas típicas que se deberían evitar.  Aquí tenéis algunas de las más comunes:

  • Hablar mal de la ex pareja

Es muy frecuente que personas separadas hablen mal de sus exparejas con sus hijos, como un intento de ganarse a los niños. El problema es que muchas veces con este comportamiento se provoca que eel niño dude de que la expareja le quiere de verdad, lo que le genera angustia y ansiedad.

  • Hablar a los niños del modo equivocado

La comunicación es fundamental en todos los aspectos de la vida y, ante una separación, tiene una importancia vital. Los especialistas recomiendan hablar de la separación antes de que suceda y, sobre todo, en los términos correctos, es decir, de acorde a la edad de los niños.

  • Recompensar las necesidades de los niños con objetos materiales

A menudo, padres y madres separados intentan compensar el estrés ocasionado por la separación con la compra de objetos materiales. El resultado suele ser que, sin darse cuenta, los adultos acaban por entrar en el juego afectivo del niño, que puede recurrir a frases como: "Mamá/papá sí me lo compra". Los padres deben dar lo que los niños necesitan pero sin excederse.

  • Cuestionar las decisiones de la expareja

Es importante no cuestionar las decisiones del otro cónyuge delante del niño ni las nuevas parejas que pudiera tener. Desautorizar al otro adulto sólo genera en el pequeño confusión y, de nuevo, inseguridad. Los desacuerdos se deben hablar y resolver entre los adultos, sin que el niño esté presente.

  • Usar a los hijos para obtener información de la expareja

La curiosidad por saber cosas de la vida actual de la expareja suele llevar a cometer el error de usar al pequeño como una especie de espía. A veces, el niño es incluso recompensado por ese comportamiento. No sólo es aconsejable evitarlo, sino que además los expertos recomiendan que, cuando el niño cuente por su propia iniciativa algo que corresponde al ámbito privado de la otra casa, restarle importancia o explicarle que no lo debe hacer.


Más lecturas de interés, en nuestros Articulos Xiquets - www.xiquets.net