Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

¿Cómo introducir el pescado en la dieta de los niños?

¿Cómo introducir el pescado en la dieta de los niños?

El pescado es, junto con las verduras y legumbres, uno de los alimentos que suscita mayor rechazo entre los niños. Y precisamente es en la infancia cuanto más se ha de reforzar su aceptación porque a esas edades se instauran los hábitos alimentarios más sólidos, que serán en gran parte responsables del estado nutritivo y de la salud en la edad adulta.

¿A qué edad le podemos empezar a dar pescado?

Hay distintas opiniones acerca de la edad a la que se aconseja introducir el pescado en la dieta, aunque existe consenso en que a partir de los 9 meses todos los bebés pueden y deben comer pescado triturado con el puré de verduras varias veces a la semana, sustituyendo así algunas carnes.  Antes de esta edad los expertos advierten de que existe un riesgo mayor de que el bebé sufra alergia al pescado. En este sentido, si tenéis antecedentes familiares, conviene posponer el consumo de pescado hasta el primer año de edad.

¿Qué tipo de pescado?

 Se aconseja comenzar por pescados blancos (merluza, lenguado, halibut, bacalao, platija, lubina, pescadilla, gallo...), y se recomienda tener mucho cuidado con las espinas.

¿Qué cantidad de pescado?

Durante los dos o tres primeros años se aconseja ir aumentando la cantidad de pescado de 30 a 50 gramos. Primero se servirá el pescado hervido, asado o a la plancha, y triturado con el puré de verduras y patata o sémola. Así entre dos y tres  veces a la semana hasta que el bebé cumpla los 12 meses.

A partir del año, se puede incrementar esta cantidad a 80 gramos y cuando el niño o la niña vaya a la escuela, puede tomar de 100 a 120 gramos. No obstante, estas cantidades son orientativas porque el aporte de cada alimento se debe adaptar a la edad, el peso, la actividad física y el estado de salud de cada individuo.

En ocasiones se sobreestima la necesidad de alimentos ricos en proteínas, actitud basada en la idea de que este nutriente es necesario para el crecimiento y desarrollo del niño. No obstante, el crecimiento a partir del año de edad y hasta los tres o cuatro años se hace más lento y progresivo respecto al primer año de vida. Mantener una dieta equilibrada es fundamental, y por supuesto, también desde edades tempranas.