Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Cunas... para dormir seguro

Cunas... para dormir seguro

El diseño de la cuna, además de funcional y estético, es muy importante para la seguridad de nuestros pequeños a fin de evitar riesgos de estrangulación o asfixia. De hecho, si el espacio entre el colchón y los laterales de la cuna es de más de dos dedos de grosor, la cabeza del niño podría caber y provocar que éste se asfixiara. Aquí os dejamos algunos consejos para que vosotros y vuestros hijos podáis dormir tranquilos:

Las cunas deben tener una base firme y, si además tiene un sistema mecedor, éste debe ser bloqueable. Conviene buscar un colchón de cuna mullido, firme y que se ajuste a la cuna. El espacio entre colchón y las barras de la cuna no puede ser mayor de dos dedos en ningún punto. Tener en cuenta que, tal y como ya hemos dicho, en caso de que dicho espacio sea mayor, la cabeza del niño podría quedar atrapada provocándole asfixia.

No os aconsejamos que compréis ni uséis cunas de segunda mano cuyos barrotes se abran hacia abajo, dado que son peligrosas. Del mismo modo, evitar si es posible la utilización de cunas viejas con diseños de cabecera y pie de cuna para evitar que la cabeza del niño pueda quedar atrapada en la apertura entre el riel y los espacios de la esquina del cabecero o en otras aperturas del cabecero. Los elementos decorativos que sobresalgan pueden quedar muy bonitos…pero también representan riesgo de estrangulamiento. Si la cuna tiene adornos, intentad desatornillarlos o serrarlos al nivel del cabecero o pie de cuna, así como lijar las partes serradas.

Todas las cunas deben medir, al menos, 50 cm. desde la parte superior del colchón hasta el riel de la cuna; y la profundidad sin colchón como mínimo ha de ser de 60 cm. Para asegurarse de que el bebé no se salga de la cuna, los barrotes han de ser verticales y con un espacio máximo de 6 cm entre sí.

Del mismo modo, es muy importante mantener  la cuna lejos de cualquier objeto que pueda representar un riesgo de estrangulamiento, como las cortinas de la ventana, cintas de las persianas o el cable del monitor de niños.

Y cuando el niño mida 89 cm habrá alcanzado la altura para dormir en una cama normal. En ese momento habrá que retirar  toda la ropa de cama mullida y artículos similares a almohadas, colchas, edredones, protectores, mantas de borrego, etc. dado que representan un riesgo de asfixia. Los protectores no sólo generan riesgo adicionales de asfixia, sino que suponen una ayuda para que el niño trepe por la cuna una vez comience a gatear, aumentando de este modo el riesgo de caídas. ¡Atención! Siempre que el niño esté utilizando la cuna la barrera abatible debe quedar bloqueada.  Y cuando el bebé sea capaz de sentarse por sí mismo, hay que ajustar el colchón a una posición inferior.

Otro tema importante: los juguetes de cuna. Habrá que quitar todos los que queden suspendidos de la cuna o parque infantil cuando el niño comience a apoyarse sobre manos o rodillas; o cumpla 5 meses de edad. Tampoco hay que colgar cuerdas largas, cordones, lazos, chupetes de cuerdas o cintas en cunas o corralitos para niños.

Si seguís estas instrucciones o las tenéis en cuenta, tanto vosotros como vuestros pequeños descansaréis más tranquilos…y seguros.


Artículo escrito por Xiquets.net. · Más lecturas de interés, en nuestros Articulos Xiquets - www.xiquets.net