Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Chupetes y Sonajeros

Chupetes y Sonajeros

Los chupetes y sonajeros son dos los objetos que más utilizan nuestros hijos. Nos resultan muy útiles y, en algunos casos, hasta imprescindibles en el día a día de nuestros peques.  Está comprobado que ayudan a acortar las estancias de los niños prematuros en los hospitales así como a reducir los riesgos de muerte súbita infantil. Sin embargo,  el uso de los chupetes conlleva tanto beneficios como riesgos, especialmente si se hace de una forma prolongada, ya que podrían afectar a la lactancia y a su salud dental.

Asimismo, y en lo referente al riesgo de lesiones, los chupetes también pueden provocar asfixia y estrangulación con la cadena, el cordón o la cinta. La mayoría de estos casos se producen porque las cadenas quedaron enganchadas en los barrotes de las cunas, en los juegos y juguetes e incluso en los pomos de las puertas. Algo similar ocurre con los sonajeros, sobre todo aquellos que poseen asas o tienen partes lo suficientemente pequeñas para introducirse la boca del niño y alojarse en la garganta, obstruyendo las vías respiratorias.

Algunos consejos:

No por el riesgo que conllevan hemos de dejar de utilizarlos. De hecho, los fabricantes ya se preocupan de que cumplan las medidas de seguridad establecidas. No obstante, os trasladamos algunos consejos porque, como os decimos siempre desde la Guía Xiquets, “más vale prevenir que curar”:

En primer lugar, debéis aseguraros de que los chupetes sean lo suficientemente sólidos como para que no se separen en pequeñas partes con las que el niño pueda atragantarse o asfixiarse. También es muy importante que los protectores de los chupetes tengan agujeros de ventilación.

Nunca compréis  un chupete con una cadena o cinta, ya que presentan riesgo de estrangulación; ni tampoco sonajeros (o juguetes en general) que se aprietan, se puedan morder o tengan forma de pelota pequeña, por los mismos motivos. Y si tienen asas, que tengan un tamaño superior al de la boca del niño. Tampoco es conveniente que el ruido que emita el sonajero sea demasiado alto, ya que podría dañar el oído del niño.

Algunas malas prácticas son colgarle un chupete alrededor del cuello, así como utilizar chupetes con cuerda corta y con una pinza enganchada a la ropa del niño. Hemos de evitar ambos casos. Por supuesto, si el niño tiene una herida en el labio, no hay que permitirle que use el chupete; y en caso de que lo muerda, será conveniente sustituirlo por  un anillo mordedor.

Cuando el niño duerma, se recomienda que se retiren de la cuna todos los sonajeros y juguetes que puedan apretarse o morderse.  Y, por último, invitaros a que comprobéis con asiduidad el estado de los chupetes y sonajeros, pues con el paso del tiempo pueden deteriorarse por el calor, la luz del sol o al haber estado en contacto con la comida. Habrá que analizar si se aprecia un cambio en su textura, una fisura, agujero o algún otro signo de deterioro. En todos estos casos convendrá sustituirlos inmediatamente.


Artículo escrito por Xiquets.net. · Más lecturas de interés, en nuestros Articulos Xiquets