Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Precaución con las bolsas de plástico

Precaución con las bolsas de plástico

No se trata de alarmar a nadie, pero tampoco os descubrimos nada nuevo si hablamos sobre la peligrosidad de las bolsas de plástico. Por desgracia, se han registrado casos (y no pocos) en los que estos recipientes han sido directamente responsables de incidentes graves, ya que los niños, al taparse la cara con ellas o incluso meterse dentro de las mismas, tienen posibilidad mayúscula de asfixia.

La razón es que se ahogan cuando las bolsas de plástico (fundas de plástico de la tintorería, bolsas de basura y envoltorios de plástico de juguetes u otros productos) bloquean la nariz y la boca impidiéndoles la respiración.  A continuación os damos algunos consejos que debéis considerar para evitar sustos o posibles percances:

El primer consejo es guardar las bolsas de plástico en un lugar seguro fuera del alcance de los niños o, simplemente lanzarlas de inmediato a la basura. Si podéis elegir, siempre será preferible utilizar bolsas de tela o de papel que, además de ser más seguras para nuestros pequeños, son también respetuosas con el medio ambiente.

Otro consigna importante a considerar es no utilizar la funda de plástico para cubrir el colchón. Desafortunadamente se han dado casos de niños que han quedado atrapados en su interior. Del mismo modo, no hay que permitir que puedan jugar con bolsas de plástico, por muy pequeñas e inocentes que parezcan.

Evitar el peligro es siempre el método más efectivo. Por ello es mejor que no haya ninguna  bolsa o recipiente similar en la habitación del niño o cerca de la misma. Especialmente cuidadosos hemos de ser con las bolsas de los pañales, a menudo perfumadas y útiles para depositar los pañales usados. Estas bolsas están hechas de un plástico fino que puede adherirse a la cara del niño, lo que las convierte en más peligrosas que las demás.