Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Líderes del mañana

Líderes del mañana

Que los niños tengan éxito en la vida es, evidentemente, una de las mayores aspiraciones de los padres.  Más de una vez habréis tratado de imaginar lo maravilloso que serán o que os gustaría que fuesen como adultos, tanto en el plano personal como profesional. Muchos son los factores y circunstancias que concurren, aunque el desarrollo y educación de nuestros hijos durante su niñez y adolescencia puede resultar determinante para su trayectoria vital. Pero, ¿Hay alguna fórmula?

Los padres son ejemplo para sus hijos en todos los sentidos. Por consiguiente, deben tratar de ser un buen modelo de educación, comportamiento y sentido común. Leer biografías de grandes líderes con vuestros hijos también puede ayudar a ilustrarles. De todas formas, no olvidéis que la educación comienza en casa, no en los colegios o centros educativos. Conviene dejarles tiempo para que desarrollen sus habilidades y talentos, que a buen seguro las tienen. Habrá que ayudarles a potenciarlas, pero sin ser demasiado exigentes ni obligarles en exceso. En este sentido conviene ser selectivos y no sobrecargar a nuestros hijos con  actividades extracurriculares.

Previa o simultáneamente convendrá identifica sus talentos y habilidades.  Sólo así podremos ayudarles a desarrollar sus aptitudes, lo que les inspirará y dará confianza para el futuro. Será muy importante escoger bueno profesores o monitores que le instruyan en las mismas, además del trabajo que podamos desarrollar en casa con ellos para que las entrenen. Explicarles nuestro punto de vista y que ellos nos transmitan el suyo para establecer puntos de conexión y analizar las diferencias.

Compartir nuestras tus propias experiencias puede resultar positivo para analizarlas y extraer conclusiones positivas. Hemos de preparar a nuestros hijos para que se enfrenten también a situaciones complejas, problemas cotidianos y que aprendan a decidir.  Enséñales a ser generosos y a compartir con los demás puede ser un buen comienzo. Los juguetes pueden ser un buen ejemplo.

No olvidar que estamos tratando con niños y que, como tal, necesitan un periodo natural de desarrollo personal y aprendizaje donde el juego y la diversión tienen mucho que de decir. Por ello es fundamental que se diviertan y que los padres lo hagan con ellos, compartiendo y aprendiendo. La tecnología puede ser una buena ayuda, pero también uno de nuestros peores enemigos. Habrá que ser selectivo y hacerles comprender que forman parte de nuestra vida, que debemos aprovechar sus ventajas pero que no podemos ni debemos ser esclavos de ellas, evitando que nos roben demasiado tiempo o que dependamos excesivamente de ellas.

Y, probablemente, el consejo más importante: Debemos ser pacientes, comprensivos y no obligar a nuestros hijos a alcanzar metas (sobre todo a corto plazo) para las que aún no pueden estar preparados. No debemos imponerles nuestras aspiraciones ni exigirles objetivos q ue quizá nosotros no hemos podido alcanzar y por los que nos sentimos frustrados. No olvidemos que cada persona es diferente y debe trazar su futuro.