Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

En casa más seguros (I)

En casa más seguros (I)

El comportamiento de los niños es muchas veces impredecible, especialmente en los primeros años, cuando aprenden a caminar y tienen tendencia a tocarlo y cogerlo todo para experimentar sensaciones. Desarrollan un ilimitado sentido de la curiosidad que se ha de respetar, pero también limitar, especialmente cuando afecte a su seguridad.

En casa, por ejemplo, tener niños pequeños debe ponernos en alerta por la gran cantidad de riesgos que corren nuestros hijos en caso de quedarse solos o de que nos descuidemos durante un instante. Por ello se importante tomar un mínimo de precauciones. Aquí os brindamos algunos consejos sencillos que os pueden resultar útiles para reducir los riesgos en algunos rincones de vuestro hogar:

La cocina es, sin duda, una de las zonas más peligrosas, requiriendo una mayor atención por parte de los padres. Conviene cerrar todas las cajoneras y gabinetes que contengan objetos punzantes, líquidos o productos peligrosos que puedan ingerir tus pequeños y les puedan provocar daños severos.

¡Ojo con las ollas y sartenes calientes! Pues habrá que mantenerlas siempre fuera del alcance de los niños, así como utensilios habituales y electrodomésticos, que deberemos colocar lejos  del borde de los mostradores y mesas. Los objetos punzantes estarán almacenados en un lugar que sea inaccesible para ellos, habiendo de enseñarles, más adelante a que sepan cómo cogerlos y utilizarlos.

En el baño es una de las áreas donde ocurren muchos accidentes, no sólo entre los niños, también con los adultos. Comprar tapas de seguridad para cubrir los enchufes eléctricos no utilizados, con el fin de evitar que los niños puedan meter los dedos y electrocutarse, puede ser una buena idea. Como también instalar cerraduras de seguridad en los armarios y cajones para evitar que lleguen a productos domésticos potencialmente venenosos u objetos punzo cortantes como navajas, tijeras y medicamentos.

En este sentido, una tapa de seguridad en el inodoro también sería conveniente para ahorrarnos cualquier susto. Otras opciones son instalar dispositivos para regular la temperatura del calentador y así evitar quemaduras por agua en los pequeños  o colocar tapetes antiderrapantes en las bañeras y duchas para evitar resbalones y golpes en la cabeza.