Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

¡Abre tus ojos...y los de tus hijos!

20 de Septiembre de 2013
¡Abre tus ojos...y los de tus hijos!

Con demasiada frecuenta se relacionan los problemas escolares de los niños con un supuesto déficit de inteligencia o distintos factores externos. Más allá de la realidad. Y es que, según indica el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas, el fracaso escolar de uno de cada tres alumnos se debe a un problema visual. Un porcentaje que cobra más sentido si cabe cuando  las propias estadísticas nos dicen de que uno de cada cuatro estudiantes tiene un problema visual, ya sea la miopía, el astigmatismo, la hipermetropía o el ojo vago, por citar las más corrientes.               

Según los expertos, el 80% de la información que recibe nuestro cerebro le llega por los ojos. De ahí que el sentido de la vista tenga más importancia de la que solemos otorgarle en el desarrollo y aprendizaje del alumno. Está comprobado que un sistema visual eficaz, no es solo aquel que es capaz de distinguir las letras más pequeñas, sino también el que permite al niño leer bien sin cansarse y sin saltarse las líneas, comprendiendo el significado de la lectura, así como ver con nitidez de forma prolongada y constante.

Este tipo de problemas se detectan con un examen optométrico exhaustivo, que evalúe cuál de las habilidades visuales puede estar fallando y busque la solución más adecuada a cada caso. Las gafas, las lentes de contacto, el uso de prismas, la terapia visual, son algunas de las soluciones que pueden restablecer una visión óptima, que ayudará al alumno a mejorar su rendimiento visual y, por lo tanto, académico.

También es necesario incidir en los cambios de hábitos en la población infantil y adolescente, que sustituyen las horas de juego al aire libre por las nuevas tecnologías (móviles, ordenadores, tablets), lo que está haciendo aumentar el número de jóvenes que sufren problemas visuales. Se prevé que en el año 2020 el 33% de los adolescentes sean miopes como consecuencia de la utilización inadecuada de estos aparatos.