Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Cómo tratar a los niños con poco apetito

Cómo tratar a los niños con poco apetito

¿Quién no tiene o conoce a un niño de los llamados ‘mal comedor’? Es decir, aquellos pequeños que generalmente no quieren comer o que oponen mucha resistencia a la hora de las comidas, convirtiendo este momento en un auténtico suplicio para su familia. Ante ello, y al margen de posibles patologías o problemas de salud, os dejamos una serie de recomendaciones que ofrecen los expertos para intentar cambiar y/o modificar este tipo de conductas:

Una de las cuestiones básicas es el lugar, la hora y la compañía en la que se celebra la comida. Se recomienda que sean lugares tranquilos, respetándose la misma hora, haciéndolo en familia y sin distracciones. Se deben incluir progresivamente nuevos alimentos, pero hacerlo un máximo de 15 ocasiones, sin obligar al niño pero evitando darle cualquier tipo de alternativa a la oferta inicial.  Del mismo modo conviene elogiar su conducta cuando coma algún alimento nuevo que no sea de su agrado, aunque nunca reprocharle lo contrario.

La comida entra por la boca y el paladar, pero no hay que olvidar que también lo hace previamente por los ojos. Y los niños, en este sentido, no constituyen ninguna excepción. Por ello se deben presentar los alimentos de forma tractiva. Otro consejo fundamental es no dar comida ni bebida (excepto agua) entre horas, es decir, en el periodo que figura entre las cinco comidas diarias que se recomiendan. Es igualmente importante que vuestros hijos consuman todos los grupos de alimentos para conseguir una dieta completa y equilibrada (lácteos, fruta, verduras, legumbres, cereales, alimentos carne, pescado, huevos…), pese a que no debéis obsesionaros si el niño no come todos los alimentos.

Por último, los expertos aconsejan no utilizar la comida como herramienta para tranquilizar, premiar o castigar al niño. De lo contrario, lo único que conseguiréis es que se le atribuya un valor emocional y una estrategia para llamar la atención.