Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

¿Y si nos pica una medusa?

¿Y si nos pica una medusa?

En verano, las corrientes marítimas y, sobretodo, las elevadas temperaturas pueden traer hasta las playas multitud de medusas. Aunque no es lo habitual, la Costa Blanca no constituye una excepción, por lo que sufrir una picadura de medusa sin ser algo grave ni alarmante, sí puede ser habitual, constituyendo los niños uno de los grupos de mayor riesgo al tener una piel más sensible.

 

Aunque es cierto que la picadura de este animal puede producir una gran sensación de escozor intenso o, incluso, dolor, las consecuencias no pasan de una leve inflamación de la zona afectada, seguida de un enrojecimiento del lugar afectado. Excepcionalmente el veneno de la medusa puede provocar una reacción alérgica grave, pero no es lo habitual. Con posterioridad pueden aparecer síntomas similares a los producidos por una quemadura, debiéndose tratar con pomadas adecuada (Silvederma, Furacín, etc.).

 

En cuanto a los primeros momentos tras la picadura, conviene de inmediato limpiar la zona afectada. Para ello hay que evitar la utilización de agua dulce, pues podría romper las células urticantes, ocasionando otra picadura. El suero fisiológico es perfecto para limpiar la zona afectada, aunque, en caso de no disponer de él, la propia agua salada también podría ser una solución.

 

Durante 15 minutos, aproximadamente, se deberá aplicar frío a la zona afectada. Atención con aplicar hielo directamente, pues puede quemar la piel .Se recomienda siempre recubrirlo con algún paño o toalla. En caso de que haya algún resto de tentáculo adherido a nuestra piel, deberemos quitarlo con unas pinzas, nunca con las manos.

 

También se aconseja no frotarse con las toallas, ni con arena, ni con nada que pueda escapar cualquier posible resto biológico o erosionar la zona inflamada. Si el dolor es muy intenso o nuestro estado empeora, deberemos acudir con la mayor celeridad posible a un centro médico, especialmente si se trata de niños.