Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

¿Y si te pica un insecto?

¿Y si te pica un insecto?

Recibir una picadura de insecto es, por desgracia, algo muy común en verano, sobre todo para los más pequeños de la familia. Si alguien se sube a la Serra de Bèrnia, hace una excursión por el Montgó o el Puigcampana, o simplemente está tomando un baño en las playas de Xàbia, Altea o Benidorm, es muy fácil que sufra una picadura de abeja, avispa o mosquito.

Ante las de este último, muchos niños presentan reacciones intensas, con una gran inflamación en la zona de la picadura, seguida de mucho escozor o dolor. Se trata de reacciones molestas e incluso, en ocasiones, algo llamativas, pero a las que hay otorgar la importancia justa. De todas formas conviene siempre hacer pruebas de alergia para ver si el niño en cuestión tiene alergia al veneno que inyectan los mosquitos.

No obstante, se usa el mismo tratamiento tanto para los que puedan tener alergia como para los que no. Se recomienda usar insecticidas o algún repelente para la piel si nos encontramos fuera de casa. Las cremas tipo corticoide –que reducen la inflamación- o algún antihistamínico para el alivio de los picores son también convenientes.

El hecho de sufrir reacciones intensas ante picaduras de mosquito no supone ningún riesgo de reacción a picaduras de abeja o avispa, puesto que el veneno de estos insectos no tiene relación con el del mosquito. Habitualmente uno no se da cuenta en el momento que le pica un mosquito, sino al cabo de varias horas. Al contrario de lo que sucede con las picaduras de abeja o avispa, que sí son dolorosas y se perciben al momento. Para estas, además de los medicamentos indicados, también se puede acudir al barro para mitigar el dolor y el escozor. Un remedio casero, pero efectivo.