Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Cómete el verano, pero sin riesgo de indigestión

Cómete el verano, pero sin riesgo de indigestión

Protegerse del sol, evitar las horas de más calor y beber mucho líquido son algunos consejos básicos, tanto para personas mayores como, y de forma especial, para los más pequeños de la familia. No obstante, hay que recordar la importancia de cuidar nuestros hábitos alimentarios y los de nuestra familia en un periodo del año en el que solemos cambiar nuestras costumbres y rutinas alimentarias, optando por productos más frescos y ligeros.

Los distintos Centros de Salud Pública, dependientes de la Conselleria de Sanitat, son los encargados de llevar un control oficial de los alimentos en sus respectivos ámbitos geográficos, así como de lanzar campañas informativas para seguir hábitos saludables, pues más vale prevenir que curar; sobre todo en comarcas como las Marinas Alta y Baixa, donde la población de duplica o incluso triplica en verano, con una gran presencia de turismo familiar.

Algunos consejos muy útiles que aportan desde estos centros sanitarios subrayan la necesidad de mantener una higiene adecuada. Para ello se hace necesario limpiarse bien las manos con jabón y agua limpia, secándolas posteriormente con paños de un solo uso. Esta práctica se hace necesaria antes y después de la manipulación de cualquier alimento.

Asimismo también conviene evitar la contaminación cruzada. Es decir,  es imprescindible separar los alimentos crudos de los ya cocinados o de aquellos preparados directamente para el consumo a fin de evitar cualquier mezcla o confusión. La utilización de platos y cubiertos distintos es otra práctica necesaria.

Por supuesto es muy importante limpiar y desinfectar las frutas y verduras antes de su consumo, así como no utilizar huevo crudo en la preparación de alimentos que no vayan a ser cocinados por completo, caso de mayonesas, salsas, cremas, postes, etc.  La conservación de los alimentos en cámaras frigoríficas con las temperaturas indicadas para cada producto hasta inmediatamente antes de su cocción es algo primordial en estas fechas de tanto calor, ante el riesgo que ello supone para muchos productos. Por último, hay que estar atentos a aquellos alimentos que contengan sustancias alérgicas o que no sean indicados para celíacos.

Sin embargo, que no os priven ni a vosotros ni a vuestros hijos de comeros el verano disfrutando de la buena gastronomía, aunque siempre de una forma sana y saludable.