Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Cocinar con tus hijos es posible y fácil

Cocinar con tus hijos es posible y fácil

Los padres son los mejores maestros de sus hijos. Enseñar a los hijos cómo hacer algo toma tiempo, pero vale la pena cuando veais el orgullo y la habilidad que ellos adquirieron. Ello se puede extrapolar si problemas en la cocina, donde los niños, junto a los padres, pueden aprender a planificar, a decidir, a valorar, a medir y pesar (una habilidad matemática), a tener responsabilidad, a dar más valor a la seguridad y a la limpieza, y al mismo tiempo, a compartir una actividad con su familia.

Aquí os dejamos algunos consejos para pasar un rato en la cocina con vuestros hijos:

-Al mercado, con tu hijo. Es importante involucrar a los pequeños en todo, desde hacer la lista de compras hasta ayudar en la preparación de las recetas.  Y es esencial que los niños toquen, sientan y prueben las frutas y verduras para que aprendan a qué saben. 

-Comparte la cocina con los niños.  Deja que estén junto a vosotros mientras cocináis para que se familiaricen con el entorno, curioseen, vean, huelan, aprendan y se interesen. Que no les resulte un lugar extraño.

- Elige recetas fáciles y sencillas de preparar porque las muy elaboradas pueden aburrir y desanimar a los pequeños.

-Especifica las tareas de tu hijo antes de empezar a preparar una receta. Deja que haga las tareas que no presenten ningún riesgo para él (Mezclar, remover, batir, decorar, etc.)

- Enseña al niño a comer sano. Si le enseña a comer comida sana y casera desde que él es pequeño, él mantendrá el hábito cuando sea mayor. Explícale que contiene cada ingrediente y por qué cada uno es importante en la receta.

- Supervisa su trabajo, pero no le exijas demasiado. Déjale que pruebe, que toque, que se manche, y que huela a distintos y variados sabores. No tengas miedo de dejar que tu hijo rompa un huevo, por ejemplo, y tampoco que él derrame o se manche con la harina o con la leche. La práctica le enseñará a ser más cuidadoso.

- Cuando desee preparar una receta solo, no le desanimes. Déjelo que tome el mando con una receta que puede hacer él mismo.

Por tanto, no hay motivos para no compartir tiempo con nuestros hijos en la cocina, que debe ser un espacio de aprendizaje, diversión, emociones y satisfacciones para los niños…y también para vosotros. Es espacio para compartir con la familia y hacerlo con buen gusto, siempre con los mejores ingredientes.