Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Los niños y el WhatsApp

Los niños y el WhatsApp

Claves para que tu hijo use bien el WhatsApp

La utilización de los teléfonos móviles en los niños es una materia especialmente sensible y delicada si no se controla por parte de los padres o si no se ha educado a los niños a hacer un buen uso.  Lo cierto es que, aunque el primer teléfono móvil de vuestro hijo no debería tener conexión a Internet, mención especial merece Whatsapp. Este sistema de mensajería instantánea es muy práctico y el niño, sin duda, lo demandará. De hecho, según distintos estudios el 76% de los niños y adolescentes de 11 a 14 años de edad utiliza esta aplicación habitualmente y el 65% participa en grupos.

¿Por qué se recomienda el Whatsapp como excepción en los smartphones?

Como hemos dicho al comienzo de este post, la utilización del móvil, en general, y de este tipo de aplicaciones, en particular, puede resultar peligroso si no se utiliza bien. No obstante, este sistema de mensajería instantánea permitirá a vuestros hijos  hablar, intercambiar archivos de todo tipo (predominan las fotografías), aclarar cosas de los deberes o de actividades del colegio, e incluso organizar eventos.

No hay que olvidar, sin embargo, que WhatsApp se configura hoy día como una auténtica red social y que requiere, por tanto, una vigilancia aún más exhaustiva por parte de los padres. Las propias condiciones o términos de servicio de WhatsApp indican los 16 años como edad autorizada para su uso (los menores de esta edad requieren consentimiento legal de sus padres o tutores).

Pasos a seguir para que utilice el WhatsApp

Si decidimos que nuestro hijo la utilice,  lo primero que hemos de hacer al instalarla en su móvil es configurarla para que tenga la mayor seguridad posible. Y, a partir de ahí, concienciarnos de que tendremos que ejercer una vigilancia constante y profunda.

Debéis establecer con el niño la condición de que vosotros accederéis a ella para revisar sus conversaciones, y la norma de que os tiene que enseñar cualquier cosa que intercambie. E insistidle de nuevo en lo fundamental de proteger su intimidad y de no hacer daño a nadie al manejar e intercambiar información. Estos valores adquieren mayor relevancia cuando se trata de conectividad móvil.

Restringir su utilización

Además, restringir lo máximo posible el uso de WhatsApp es muy importante porque es una aplicación especialmente adictiva que puede hacer que el niño esté pegado a su móvil todo el día.  Esto es como todo: si se utiliza bien, no tiene por qué ser negativo.