Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

En la piscina ¿Flotadores y manguitos?

En la piscina ¿Flotadores y manguitos?


La utilización de flotadores y manguitos continúa siendo fundamental para preservar la seguridad de los niños en la piscina y ayudarles a mantenerse a flote mientras se aclimatan al nuevo medio y aprenden a nadar. O ¿No siempre lo son? 
Ciertamente esta especie de salvavidas en el que se convierten los manguitos o el flotador no siempre ofrece la seguridad deseada, especialmente si no cumplen con todas las medidas de seguridad, no son de una buena calidad o presentan irregularidades en su forma o material. Además, tanto los flotadores como los como manguitos mal elegidos (muy inflados, muy grandes) impiden bastante la movilidad del niño en el agua.


En el caso de los flotadores, entrañan gran peligro en el agua porque generalmente producen un efecto de “tranquilidad” ilusoria en los padres, que pueden dejar de prestar a su hijo la atención necesaria porque creen que el niño está seguro. El problema es que es fácil que se voltee con el movimiento, de manera que el niño queda boca abajo sin poder volver a la posición original. Además, el flotador puede pincharse.


En cuanto a los manguitos,  hay que tener mucho cuidado porque si el pequeño levanta los brazos, al estar cuerpo y manguito mojado, éstos pueden salirse con facilidad y dejar al pequeño  sin ningún elemento de flotación. Por eso es tan importante elegir unos manguitos acorde con el tamaño del niño.


Si lo que quieres es disfrutar del agua en familia, olvídate del material “para que el niño flote” y piensa qué juguetes de agua o elementos de piscina son mejores para ese rato de diversión y aprendizaje en familia. Y es que existe una gran variedad de material auxiliar que combina diversión y aprendizaje, y que permitirá hacerlo en familia. En este sentido, el objeto más común es el llamado “churro” o “patata”, que permite gran cantidad de juegos y ejercicios, así como autonomía para el niño. Con un “churro” en la piscina podremos pasarlo en grande con los niños y ellos podrán realizar todo tipo de movimientos y ejercicios (delante, detrás, a caballito, etc). 


Y recordad, sea con un churro, con flotador o manguitos,  los niños deben estar siempre vigilados por un adulto.