Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Juegos ecológicos con niños

Juegos ecológicos con niños

Enseñarle a tu hijo desde bien pequeño a respetar la naturaleza será importante si queremos realmente que aprenda a cuidar y disfrutar el medio ambiente. Para ello, una buena táctica es proponerle algunos juegos muy sencillos que ayudarán a estimularle. Todos ellos se pueden llevar a cabo más o menos desde que el peque cumple 9 meses.

–En la playa: Para que el bebé se divierta mientras se cuida el medio ambiente es bueno que los juguetes como las palas, cubos, moldes, etc. estén libres de toxinas. La arena de la playa da mucho de sí para jugar con el bebé incluso sin estos objetos, podéis divertiros haciendo formas de animales o construcciones.

- Seguro que algún día del verano traerá un cielo azul con nubes blancas. Aprovecha el momento e inventa con el peque los relatos que cuentan las nubes con sus misteriosas y cambiantes formas. Este juego estimula el lenguaje y la imaginación del bebé al mismo tiempo que despierta su interés por todo lo que le rodea, por lo que es perfecto desde el primer año.

-Persigue al sol: Se trata de un entretenimiento muy sencillo para jugar dentro de casa, sólo se necesita un rayo de sol y un espejito. Con el espejo puedes dirigir el sol donde quieras y llamar la atención del peque para que le preste atención. Si gatea, se puede reflejar el rayo de luz en el suelo un poco por delante del bebé hasta que lo atrape.

-Los objetos de la naturaleza, como las piñas, piedras y ramitas, pueden ser improvisados instrumentos para hacer música, haciéndolos chocar, moviéndolos… La inteligencia del bebé está estrechamente ligada a su destreza manual, por lo que conviene potenciar esta habilidad. Además de estimularle, podremos saber mejor en qué momento se encuentra: si ya puede coger y soltar, si coge las cosas con toda la mano o con los deditos…

Y recuerda, respetar, preservar y disfrutar de la naturaleza es cosa de todos. También de los más pequeños, aunque para ello, debemos enseñarles a hacerlo.