Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

En la piscina, sí ... pero seguros

En la piscina, sí ... pero seguros

Os dejamos algunos consejos básicos de seguridad para que vuestros hijos se bañen de forma segura en la piscina. Algunos de ellos son de sentido común, peor muchas veces el sentido común es el menos común de los sentidos a la hora de aplicarlo. Y hay que evitar llevarnos cualquier susto innecesario. 

En cuanto a la piscina:

· Lo primero de todo es asegurarnos de que haya  algún adulto que conozca las técnicas de salvamento y reanimación pulmonar, para que en caso que fuera necesario pueda rescatar al pequeño y aplicar estas técnicas correctamente.

· La piscina deberá contar al menos con dos escaleras, una en la zona más profunda y otra en la menos profunda, para facilitar la entrada y salida al agua de los niños. Y tener marcas de seguridad que indiquen la profundidad de cada tramo.

· Los filtros de la piscina tienen que tener tapas de seguridad para que el niño no meta las manitas o se atasque.


En cuanto a nosotros:


· Fundamental: No dejar solo al niño o bebé en la piscina o en sus cercanías ni siquiera un momento; ¡un segundo de despiste puede ser suficiente para tener un disgusto! Esta es uno de los consejos de seguridad más importantes.

· Tampoco hay que dejar que el niño corra o juegue de forma brusca demasiado cerca de la piscina o dentro del agua para evitar accidentes.

· Convendrá igualmente disponer de  un flotador y un equipo de rescate, además del teléfono móvil por si tuviéramos que llamar a los servicios de emergencia. Al hilo de ello, será mejor siempre hacer servir  flotadores grandes; los que son más pequeños dan una falsa sensación de seguridad al niño y pueden no protegerlos demasiado. Recuerda que las clases de natación ayudan a que los niños y bebés se desenvuelvan mejor en el agua, pero en ningún caso deben reemplazar a la seguridad o al salvavidas.

· Al salir de la piscina hay que sacar todos los juguetes, de esta manera, evitamos que los niños más pequeños se sientan atraídos por ellos e intenten alcanzarlos cuando están fuera del agua.