Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

¿Desde qué edad puede usarse el protector solar para los niños?

¿Desde qué edad puede usarse el protector solar para los niños?

No hay ningún protector solar recomendado para niños menores de 6 meses, ya que la mayoría contiene algunas sustancias que en grandes cantidades no son recomendables. No obstante, y con independencia de la composición, lo cierto es que los niños menores de 6 meses no deberían exponerse al sol ya que su piel es muy sensible a las quemaduras solares y tienen más facilidad para sufrir un golpe de calor. 

 
Si en algún momento sabemos que nuestro niño va a estar expuesto a un sol intenso con esta edad, y partiendo de la base de que no podemos evitarlo, habrá que reducir esa exposición lo máximo posible, utilizando como medida excepcional un protector solar para mayores de seis meses, pero siempre añadiendo protección física como alguna prenda de vestir y un gorro.

En cuanto al factor de protección, lo recomendable para niños  es usar el máximo, que es Factor 5o. Cuanto más alto es el factor de protección más tiempo protege, por lo que va a necesitar menos aplicaciones. Y es recomendable volver a aplicarlos a las 2 horas si sigue expuesto al sol o si se ha bañado, tras secarlo cuando sale del agua.

¿Qué tipo de Filtro Solar es más seguro?

Los protectores solares tienen filtros físicos y químicos. Evidentemente todos están testados y aprobados en niños porque se consideran seguros. Pero son más seguros los físicos que los químicos. El problema es que los filtros físicos dan un color blanquecino que algunos padres y muchos niños rechazan. Cuanto más pequeño es un niño mejor es que la protección se a costa de filtros físicos, recurriendo a los químicos lo menos posible.

Precisamente esa desventaja estética de dar un tono blanquecino a la piel es un añadido en seguridad. Ya que cuando se pierde ese tono blanquecino es un indicador de que debes aplicar protección de nuevo o dejar de exponer al niño al sol. Sin embargo en los filtros químicos la primera muestra de que ya no está protegido es el enrojecimiento de la piel, que ya es una quemadura leve.