Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Campamentos de verano, si o no

Campamentos de verano, si o no

Se terminó el colegio para los niños. ¿Y ahora qué? ¿Qué hacer para que ocupen su tiempo mientras nosotros trabajamos? ¿Cómo entretenerlos hasta que podamos coger vacaciones en el trabajo?  

Apuntarlo a un campamento de verano es una de las opciones más populares y con más aceptación en los últimos años. De hecho, la creciente demanda ha provocado la organización de  muchos tipos de campamentos de verano: de música, deportivos, de idiomas, para desarrollar las capacidades artísticas, para reforzar los conocimientos aprendidos en el colegio... 

La oferta es amplia por lo que es fácil elegir aquel que se adapta mejor a las necesidades de cada niño. Además, los expertos indican que son lugares ideales para que los niños adquieran valores, compartan, vivan nuevas experiencias, aprendan de otros niños y se desarrollen a nivel emocional y educacional. ¿Qué otras ventajas tienen los campamentos de verano para tu hijo? Aquí tienes algunas, por si estás todavía dudando acerca de su conveniencia o no: 

-Impulsar su aprendizaje: Aprender con amigos, en un entorno diferente y alejado de las rutinas habituales es más fácil para vuestro hijo. Además, se adquirieren aptitudes y conocimientos relacionados con una dimensión más práctica y social.

-Desarrollar habilidades sociales: En este tipo de campamentos los niños pueden hacer nuevas amistades y trabajar valores como la empatía, la generosidad y la aceptación del otro.

-Capacidad de comunicación: el niño querrá compartir todas las experiencias vividas en el campamento por lo que enriquecerá sus habilidades comunicativas y dará información muy valiosa a su familia. 

-Trabajar en equipo: Relacionado con el anterior. Se les plantearán muchas actividades que deberán hacer en grupo y que no dependerán solo de ellos mismos, por lo que deberán aprender a trabajar en equipo. 

-Convivencia: Los campamentos de verano se prolongan durante varios días y, con independencia de si incluyen o no alojamiento, obligan a los niños a pasar muchas horas los unos con los otros. Durante este tipo aprenderán a respetarse, a compartir, a disfrutar juntos…en suma: a convivir.

-Rutina y orden. En los campamentos de verano también tratan de desarrollar la capacidad de voluntad del niño y establecer hábitos diarios.

-Autonomía: el niño ha de adaptarse a un nuevo entorno y realizar actividades de manera individual lo que enriquecerá tanto su autonomía como su autoaprendizaje.

-Diversión: Al fin y al cabo, los niños siempre quieren divertirse, y con más razón durante sus vacaciones. Lo que más nos debe gratificar es que, cuando acabe el campamento, pueda decir que ha sido una gran experiencia y que se lo ha pasado en grande.