Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

El chupete del bebé: Realidades y consejos

El chupete del bebé: Realidades y consejos

El chupete del bebé se ha convertido en algo casi imprescindible para muchos bebés, además de ser uno de vuestros principales aliados para lograr que vuestro niñ@ esté más tranquilo y confortable. Sin embargo, hay mucha literatura sobre la conveniencia de los chupetes y el papel que se le otorga. En este post, desde Xiquets.net queremos únicamente poner en claro algunas cuestiones y, al mismo tiempo, ofreceros un pequeño listado de consejos que os ayuden a tener claro el cómo y el porqué del chupete.


Desmontando algunos mitos
-Hay que darle el chupete al bebé en el momento en que nos lo pida. 
Falso. Se aconseja no ofrecérselo hasta que la lactancia materna está bien establecida.
-Hay que acostumbrar al bebé y, en caso de que no quiera, obligarle a que lo adopte. 
Falso. Nunca debemos imponer su uso aunque pensemos que es más conveniente. Si el bebé demuestra  desagrado (náuseas) o lo expulsa, deberemos ser pacientes e ir progresivamente ofreciéndoselo. Y en caso que no haya forma, recordad que no es algo obligatorio para su desarrollo.
-Es bueno colgárselo para que no lo tire al suelo y se le llene de bacterias. 
Falso. Hay que evitar que lo tire y, si lo hace, lavarlo inmediatamente. Pero nunca sujetarlo con cintas o cadenas al cuello, pues existe riesgo de asfixia. Al contrario: es mejor que esté suelto o bien sujeto con cadena de plástico a la ropa.
-Es imprescindible el uso del chupete. 
Falso. El chupete no es un objeto indispensable en la canastilla de un bebé. Es cierto que ayuda, y mucho, a consolar y tranquilizarlo, pero no debemos elevarlo a la categoría de esencial, pues no logra ninguna otra habilidad o capacidad cuando crezca. Es más, la mejor forma de tranquilizar al bebé es tomarlo en brazos.
Algunos consejos:
-Lavar y esterilizar el chupete a menudo, ya que puede ser fuente de infecciones como los hongos.
-Cambiarlo a menudo, pues los chupetes se deforman.
-Usarlo lo menos posible y suprimirlo antes de los 2 años, para evitar deformaciones de la boca y los dientes.