Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

¿Qué hacer para que tu hijo se vaya a la cama?

¿Qué hacer para que tu hijo se vaya a la cama?

Conseguir que los niños se vayan a la coma y concilien el sueño pronto no es tarea fácil. Al contrario, para muchos padres y madres se convierte en una auténtica odisea. Y no estamos hablando de una cuestión menor, pues es muy importante que los niños se acostumbren a irse pronto a la cama para descansar las horas suficientes que requiere su organismo, después de una larga jornada de juegos, estudios y mucha actividad. 

Una de las estrategias es lograr que pase tiempo más en su habitación. Si está acostumbrado a jugar en el salón y únicamente utiliza su cuarto para dormir, no asociará ese lugar a momentos agradables. Si procuramos que juegue de vez en cuando en su habitación, le será más fácil conciliar el sueño en ella.

Una vez esté acostado, es importante que esté tranquilo y relajado, pues de lo contrario será difícil que se duerma. Leerle un cuento o cantarle bajito una canción son los mejores tranquilizantes.

Además, si se despierta en mitad de la noche llamando a papá y a mamá, hay que acudir a su lado y calmarle. Pero, importante: Hay que hacerlo en su propia cama, para acostumbrarlo a dormir en ella. En caso de que vaya a buscar a los padres a su habitación, los pediatras recomiendan cogerle de la mano, llevarlo de nuevo a su cuarto y quedarse un rato con él hasta que concilie de nuevo el sueño.

También es un buen método que comparta cama con sus compañeros de juegos. Todo lo que dé seguridad y confianza es bueno. Si duerme mejor con su raqueta de tenis, adelante.

Pequeños trucos para que se duerma:

Muchas veces, el secreto para dormir bien es hacer todos los días lo mismo. Seguir estas normas le ayudará:

-Dormir siempre en un ambiente tranquilo y oscuro.

-Acostarse y levantarse siempre a la misma hora.

-Disminuir, en lo posible, el ruido ambiental.

-No acostarse con hambre o con exceso de líquido.

-Enseñarle a dormirse solo (salvo que sufra algún tipo de anomalía del sueño).

-Limitar la actividad física dos horas antes de acostarse.

-Impedir las siestas muy prolongadas o muy tardías.

-Evitar bebidas o alimentos excitantes (colas, chocolatesÂ…).