Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

¿Qué hacer para que nuestro hijo se adapte al cambio de hora?

¿Qué hacer para que nuestro hijo se adapte al cambio de hora?

Desde el último fin de semana de marzo nos encontramos ya en el horario de verano. La diferencia es de sólo una hora (en este caso, y siguiendo la directiva europea, una hora más para ahorrar energía  prolongando las horas de luz que tenemos cada día), pero en ocasiones sí se puede acusar esta variación horaria.


Los expertos dicen que, desde el punto de vista de la salud, esta variación de la hora tiene un impacto mínimo, provocado principalmente por los cambios en luminosidad y en los ciclos de sueño y vigilia. No obstante,  sí se han observado algunos síntomas.  Entre los más habituales se encuentran leves alteraciones en el sueño y en los hábitos alimenticios, peor estado de ánimo, aumento del cansancio,  irritabilidad o falta de concentración.


Los niños y los mayores son los grupos de población más sensibles a estas alteraciones debido a que tienen unos horarios establecidos de comidas y de sueño. En el caso de los lactantes, pueden experimentar alteraciones en su alimentación, mientras que los niños en edad escolar pueden tener mayores dificultades para despertarse.
Sin embargo, todas ellas deberían tener una importancia menor o muy relativa, que con el paso de las horas o de los días debería dejar paso a la completa normalidad, tanto en el caso de los mayores y adultos como si hablamos de lactantes o niños de mayor edad.


Algunos consejos:
Los expertos recomiendan para superar estos leves trastornos acostarse un poco antes tres o cuatro días antes del cambio de hora, no dormir la siesta durante unos días, no variar los hábitos alimenticios y practicar ejercicio físico moderado.
También se aconseja acudir al médico en el caso de se produzca alguna alteración importante en el sueño o en el estado de ánimo, aunque ello también puede ser consecuencia de circunstancias puntuales o incluso de la entrada de la nueva estación.
Más allá de estas leves alteraciones, el nuevo horario suele brindar muchas más opciones para disfrutar en familia y practicar actividades con nuestros hijos, ya que el día es más largo y disponemos de más horas de luz. No obstante, y de cara a los días más largos del año, hay que ser cuidadosos a la hora de respetar las rutinas de nuestros niños (actividades extraescolares, merienda, deberes, ducha, cena y hora de acostarse).