Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

¿Cuánto tiempo debo dejar a mi hijo jugar con los videojuegos?

¿Cuánto tiempo debo dejar a mi hijo jugar con los videojuegos?

Cuánto tiempo es bueno o es malo dejar a mi hijo jugar con el videojuego? En los tiempos que corren, donde ordenadores y videojuegos ya forman parte del mobiliario imprescindible de nuestro hogar, podría ser una de las preguntas del millón.

Según algunos estudios, los niños que ven más de 10 horas de televisión a la semana no van tan bien en sus estudios como los niños que ven menos televisión. Al marcar límites es importante que tengas en consideración el tiempo total que tu niño pasa ante todas las pantallas electrónicas juntas, es decir, televisión, ordenador, Tablet, móvil, consola, etc. 

A medida que los niños crecen, las malas costumbres se van arraigando y es más difícil combatirlas. De hecho, son cada vez más los expertos que indican que los niños que regularmente juegan a videojuegos violentos son más propensos a desarrollar comportamientos agresivos.

Sin embargo, es importante recordar que no todos los juegos de vídeo son perjudiciales. Si son juegos de calidad dan a los niños la oportunidad de solucionar problemas y usar el raciocinio lógico. También mejoran la motricidad fina y la coordinación, y fomentan el interés en la tecnología de información. Además, si eres tú quien juega con él se convierte en una oportunidad de  hacer algo juntos. 

Más allá de conclusiones teóricas, lo que parece claro y es de sentido común es que los niños que pasan demasiado tiempo jugando a los videojuegos dejan de hacer otras actividades que son fundamentales para su desarrollo físico, social, intelectual y emocional. El tiempo que pasan ante la pantalla del ordenador o delante de la televisión jugando a la consola lo podrían invertir en estudiar un poco más, jugar con amigos, leer un libro o hacer otro tipo de actividades no menos divertidas que pulsar un mando o interactuar con un ser virtual. 


De cualquier manera, lo mejor que puedes hacer es limitar el tiempo que tu niño juega con videojuegos, mientras todavía es pequeño. Enséñale a ser un consumidor inteligente y elige videojuegos que sean adecuados para la edad de tu hijo a fin de que no le transmitan mensajes.