Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

La alimentación de tus hijos antes de la edad escolar

La alimentación de tus hijos antes de la edad escolar

Si vuestro pequeño está en edad preescolar, la que corresponde al periodo de 3 a 6 años, es importante que conozcáis cuales son los alimentos más indicados considerando que en esta etapa el niño ya ha alcanzado una madurez completa de los órganos y sistemas que intervienen en la digestión, absorción y metabolismo de los nutrientes. Siempre, por supuesto, bajo el consejo, recomendación y supervisión (si fuera necesario) de nutricionistas y pediatras.

Según los especialistas, antes de la edad escolar los niños experimentan un crecimiento más lento y estable. Suelen ganar una media de 2 kilos de peso, y de 5 a 6 cm. de talla, al año.  Es también la época en la que llevan a cabo una gran actividad física, por la que su gasto energético aumentará considerablemente. En otras palabras: que deberemos adaptar su consumo de calorías a la nueva realidad. A modo simplemente orientativo comentaros que  un niño de esa etapa debe consumir, de media, 1.600 calorías, siendo 50% de carbohidratos, 31% de lípidos y un 18% de proteínas.

Manipulación de alimentos

Por otro lado, desde el punto de vista del desarrollo psicomotor, en esta etapa el niño ha alcanzado un nivel que le permite una correcta manipulación de los utensilios empleados durante las comidas, siendo capaz de usarlos para llevar los alimentos a la boca. Sin embargo, se observa en esa edad un rechazo a los alimentos nuevos, por el temor a lo desconocido. Pero no debéis asustaros, pues se trata de una parte normal del proceso madurativo en el aprendizaje de la alimentación, lo que no debe confundirse con la falta de apetito.

Reconocer e imitar

El niño preescolar también tiene, entre sus características, la capacidad de  reconocer y elegir los alimentos al igual que el adulto. Normalmente, el niño tiende a comer lo que ve comer a sus padres y a otras personas que le acompañan. Esta observación y posterior imitación en todo lo relacionado con los alimentos se ampliará poco después en los comedores de las escuelas, cuando el niño adquirirá hábitos nuevos debido a las influencias externas.