Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

Jugar seguros en los parques infantiles

Jugar seguros en los parques infantiles

A todos nos gusta llevar a nuestros hijos a jugar al parque. Quién más o quién menos tiene cerca de casa una zona habilitada con juegos para los niños donde poder disfrutar con ellos, y donde ellos pueden jugar también con sus amiguitos. Esta semana, coincidiendo con la inauguración del nuevo parque infantil de la avenida Miguel Hernández de Dénia (equipado con láminas de caucho, vallas que rodean todo el perímetro, bancos, papeleras y una pérgola de madera para dar sombra), queremos hacer un breve decálogo sobre la seguridad que debe imperar en estas zonas y sobre algunas medidas que hemos de tomar para evitar cualquier tipo de susto o percance

Ante todo se ha de comentar que los parques infantiles deben estar abiertos a todos, pues son   creados para el disfrute de todo tipo de visitantes. Por tanto su diseño habrá de adaptarse a usuarios con dificultades de movilidad, evitándose escalones, bordillos, pavimentos inapropiados para sillas de ruedas o estructuras sin propuestas de juego adecuadas a estos niños con necesidades especiales.

Es muy importante que comprobéis que el parque a dónde acudís con vuestro hijo está situado a más de 30 metros del tráfico rodado y presenta todo perímetro vallado, ya sea con medios naturales (setos, arbustos) o artificiales (muros, vallas), al objeto de evitar que los niños accedan a la calzada con facilidad.

En cuanto a los materiales vigilar o, si no lo están, exigid que columpios, balancines, toboganes y otras estructuras estén fabricados con materiales no tóxicos ni conductores de electricidad, para que no desprendan astillas ni restos que puedan causar daños. En este sentido siempre mejor que los elementos metálicos sean sustituidos por maderas tratadas y plásticos para protegerlos de salientes o posibles aristas en su estructura. Y todos los mecanismos de juego deben ser lo suficientemente seguros y resistentes, con sujeciones firmes y estables. Además, cada aparato o estructura de juego contará con una zona de seguridad que evite choques entre usuarios de juegos próximos.

Si hablamos de la superficie, en los últimos años ya se está evitando las superficies duras como el  hormigón o piedra por pavimentos que amortiguan golpes y caídas (caucho y materiales sintéticos). Y, si son de arena (un material aceptable), requieren un constante rellenado, mantenimiento y renovación. Conservación y limpieza: los parques infantiles deben mantenerse en las mejores condiciones de uso posibles. A ello contribuyen decisivamente los materiales de alta calidad utilizados en su construcción que aportan gran resistencia frente al vandalismo y la climatología adversa. Asimismo, se advertirá e impedirá la entrada de animales.

No menos importante es la señalización, es decir, todos los parques infantiles deben indicar correctamente la edad de los niños que pueden utilizar los juegos, dónde se debe acudir o a qué número hay que llamar en caso de detectarse desperfectos en la zona o situaciones de peligro. Asimismo, se indicará la ubicación de los centros sanitarios más cercanos.

La responsabilidad de los adultos

Por muy bien situadas, diseñas y conservadas que estén las instalaciones, es tan o más importante apelar siempre a la vigilancia y responsabilidad de los adultos, ya sean padres, abuelos, familiares o amigos. Asimismo el comportamiento de los propios niños, influenciado por la educación recibida, será fundamental para que todos los podamos pasar bien, respetándonos y evitando situaciones comprometidas o incluso embarazosas. Y evitando los riesgos existentes.