Buscador
CALENDARIO
NEWSLETTER
Las noticias en tu e-mail
- Artículos y Novedades
- Promociones y Ofertas
- Puedes darte de baja cuando quieras
E-mail:  

¿Salir de compras con tu hijo? Recomendaciones:

¿Salir de compras con tu hijo?  Recomendaciones:

La Navidad está a la vuelta de la esquina, y con ella todas las compras que solemos hacer para preparar estas fechas tan especiales: comida, ropa de abrigo, adornos, complementos, etc. Además, las tiendas y escaparates lucen por todo lo alto con la iluminación y decoración típica de estas fechas, donde no faltan motivos como los belenes, árboles de Navidad, los Papá Noel, guirnaldas…lo que suele llamar mucho la atención de nuestros hijos.

La cuestión es que ya sea porque quieren acompañaros o porque no tenemos con quién dejarlos, si hemos de salir a comprar con nuestros pequeños os puede venir muy bien esta serie de recomendaciones. Apuntad:

-Si le aburre mucho ir a comprar, prométele que cuando acabéis iréis al parque o a esa tienda de animales que le encanta. Así, tus obligaciones tendrán algún aliciente para él.

-Intenta evitar las horas punta. Cuantas menos aglomeraciones, más fácil será organizarte con tu hijo y el carrito a la hora de pasear con tranquilidad y buscar espacio donde acomodarte para revisar precios y prendas.

-Sin hambre y sin sueño. Para empezar, acostúmbrate a salir con él en un momento en el que esté descansado y no tenga hambre. De lo contrario, es muy probable que se ponga a llorar por el camino y que tengas que regresar a casa antes de lo previsto.

-Aunque ya camine, no salgas de casa sin la sillita de paseo (le vendrá muy bien para descansar de vez en cuando). Y recuerda que no debes cargar las bolsas en el manillar, porque puede producir que la silla pierda estabilidad.

-Hablando de su sillita: si es bidireccional, alterna los ratitos que pasa mirándote a ti con los que está mirando al frente, y en ambos casos háblale mucho: cuéntale dónde vais a ir, lo que vais a hacer, señálale cosas que le puedan llamar la atención…

-Si acudís a un gran centro comercial, móntale en un coche eléctrico de los que ofrecen allí, para que pueda recorrer los pasillos sin cansarse, al tiempo que se lo pasa genial. O, si hay algún Papá Noel o taller de maquillaje navideño, aprovecha para acercarlo y que lo vea. Si le gusta, quizá hasta puedas dejarlo un rato, siempre y cuando esté vigilado por profesionales cualificados.

- Cuando lleguen los momentos complicados (ya nos entendéis: que se niegue a andar y a sentarse en su silla, que se enrabiete, que se encapriche de algo...) te aconsejamos que te mantengas firme en tu postura y no cedas ante sus lágrimas. Pero, si la cosa no se calma y va a más, siempre puedes echarte mano al bolsillo donde deberás tener preparada alguna sorpresa como una golosina o su juguete favorito.