La paga de tus hijos. ¿Un buen instrumento?

En muchas familias, sino en todas, la gestión de los recursos por parte de los hijos es un tema esencial y, a menudo, complicado. Nos referimos, en concreto, a los recursos económicos. Vamos, lo que solemos denominar la paga semanal que les asignamos para que afronten sus gastos personales o se paguen sus caprichos. Cuánto dinero les damos, con qué frecuencia y qué les pedimos a cambio, si es que así lo hacemos.

Sin duda, la paga puede ser un instrumento educativo muy potente con el que pueden aprender a gestionar sus recursos, siempre y cuando esté condicionada. Puede ayudar a educar a los niños en el uso correcto del dinero, contribuyendo además a educar en el autocontrol, en la autorregulación de las emociones, en la responsabilidad de no buscar el placer inmediato, señalan los expertos.

Sin embargo, si no se utiliza de modo correcto puede ser contraproducente.  ¿Cuándo puede suceder esto? En los casos en que la cantidad sea excesiva, en caso de que se otorgue sin ningún esfuerzo, trabajo o sacrificio previo así como si no está en consonancia con la edad del niño, niña u adolescente. Y es que mediante la paga, se les puede enseñar a los niños que las cosas tienen un valor y que se consiguen con esfuerzo. Para esto último son  los padres quienes deben elegir y explicar a sus hijos qué es lo que tiene que cubrir, si las golosinas y ‘chuches’ del fin de semana, algún capricho en forma de juguete o simplemente la salida de fin de semana con los amigos.

No todas las etapas son iguales

Es fundamental puntualizar que, a cada etapa de la niñez, le corresponde una cantidad de dinero diferente. Según afirman muchos psicólogos, es aconsejable para empezar a dar la paga es entre los seis y siete años, cuando su capacidad cognitiva es mayor y son capaces de contar mejor. Entre los 12 y 13 años es cuando suelen ser más autónomos y se les puede empezar a poner una paga cada 15 días para que aprendan a planificar su dinero.

Es a partir de los 18 años pueden empezar a recibir una paga mensual de forma que sean capaces de organizar sus gastos y ahorros, y desarrollar buenos hábitos financieros. Se presupone que a esa edad el adolescente ya tiene autonomía (en algunos casos, ya ha trabajado y sabe lo que cuesta ganar esa paga) y debe tener un mínimo de responsabilidad y conciencia para decidir cómo, en qué y en qué cantidad gastar ese dinero.

En suma, como ocurre con muchas cuestiones, todo depende mayormente de cómo se utilice y con qué objetivos.

Disfruta de la playa…pero con precaución

Disfrutar de la playa en verano es uno de los mayores placeres. Y, en el caso de la Marina, con todos los kilómetros de costa que tenemos, un privilegio. No obstante, si lo hacemos en familia y con niños será necesario tomar una serie de precauciones, más si los niños son pequeños, ya que los rayos solares y el agua del mar pueden ser perjudiciales en exceso. Tomad nota:

-No exposición directa al sol

Respecto al primer punto, no cabe duda de que el sol tomado adecuadamente fortalece las defensas, es beneficioso para los huesos, mejora el aspecto de la piel y sube el ánimo, entre otros efectos positivos. Pero también provoca quemaduras. Expertos dermatólogos destacan que el sistema natural de protección en los niños no está desarrollado, por lo que recomiendan no exponer a los niños al sol directamente durante el primer año de vida, existiendo además un destacable peligro de quemaduras y de aparición de lunares que pueden derivar en males mayores.

Por tanto, conviene que el niño menor de un año permanezca en zona sin exposición directa al sol y con la piel cubierta; según vaya creciendo, podrá disfrutar de los beneficios de esa exposición directa en breves intervalos de tiempo y divertirse en el agua y en la arena con gorrita y los convenientes protectores solares.

-¿Y qué hay del mar?

Para muchos pequeños, la llegada del verano y el encuentro con el mar es una aventura. Esta primera experiencia puede resultar traumática o, por el contrario, ser apasionante. De hecho, algunos niños no tienen ningún miedo al agua y son capaces desde el primer día de lanzarse en busca de las olas y disfrutar de las posibilidades que ofrece la playa; otros, sin embargo, reaccionan con un poquito de miedo ante esa cantidad tan grande de agua, que se acerca muy deprisa y que pica en los ojos…

De la misma manera que sucedía con el sol, es conveniente que vuestro ‘peque’ se vaya acostumbrando poco a poco a permanecer un ratito en el agua, siempre con vigilancia, a sentarse en la orilla y jugar con la arena, a pasear despacito y chapotear un poco, a la vez que podrá entrar con papá o mamá donde cubre un poquito y así empezar a mover brazos y piernas en función de si capacidad motriz, para convertirse en un gran nadador.

El acercamiento a este nuevo entorno debe realizarse de forma gradual, muy poco a poco para evitar rechazos y con mucha prudencia a la hora de elegir la hora del baño, mejor a primera hora de la mañana o al final de la tarde, y procurando siempre que el niño esté bien hidratado, se exponga al sol durante espacios cortos y con la piel protegida.

-Jugar con la arena

Cuando aún es un bebé, hay que tener mucho cuidado para que no se meta arena en los ojos o en la boca y estar atentos a que sus orejitas no se llenen de arena o barrillo. Sin embargo, la arena puede considerarse como un lugar ideal para jugar con el cubo, la pala y el rastrillo, hacer castillos de arena, agujeros por donde pasa el agua, fortalezas ante las olas y ver cómo el agua tapa las huellas de sus pies. Con todas estas actividades el niño disfrutará y podrá desarrollar su imaginación. Además, la arena le ayudará a fortalecer sus piernas al andar por la orilla, desarrollar su motricidad, su equilibrio y estimular la circulación.

Enseñar buenos modales a tus hijos…en la mesa

Más allá de la educación que reciben en el colegio, hay una serie de pautas y normas de comportamiento que los niños deben aprender en casa, en su entorno familiar. Una de las claves es que las adquieran cuanto antes mejor para que los interioricen y adquieran con naturalidad.

Muchas de estas cuestiones hacen referencia al momento en el que están en la mesa comiendo, ya sea por la mañana, a mediodía o por la noche. La educación en este espacio es esencial, más cuando se está acompañado y, todavía más, si los que nos rodean son extraños o gente con la que no tenemos demasiada confianza. Y no sólo nos referimos a que los niños se comporten de manera adecuadas, sino que aprendan a respetar los alimentos y su importancia.

Cuando hablamos de normas educativas básicas nos referimos a cuestiones relativamente sencillas pero muy importantes pero que, incluso muchos adultos, ignoran o no llevan a la práctica. Es el caso de sentarse con la espalda recta, no colocar los codos sobre la mesa, colocarse la servilleta de manera adecuada, colocarse correctamente aprovechando los espacios y sillas libres, arrimarse a la mesa con cuidado, sin arrastrar con fuerza la silla, ayudar a poner la mesa y también ofrecerse para recogerla al final o, simplemente, no comenzar hasta que todas las personas que están con nosotros tengan su plato servido.

Además de marcar los tiempos y considerar los gestos, hay medidas elementales de higiene y respeto como no masticar con la boca cerrada y no hablar con la boca llena, no jugar con los cubiertos y tampoco empujar los alimentos directamente con los dedos, sino hacerlo con un trozo de pan.

Una vez  interiorizadas las pautas anteriores, ya podemos entrar a trabajar los buenos modales en la mesa en referencia a cuestiones menores, pero también importantes. Es el caso de evitar levantarse durante la comida sin permiso, limpiar la boca cada vez que vayamos a beber y al terminar de comer, ingerir primero lo que ya está servido en el plato y no pedir más hasta que se termine.

Y, por último, y después de comer, será importante inculcarles que no recojan la bandeja hasta terminar el último bocado, que esperen a los compañeros fuera del comedor o que coloque bien el asiento y dejen el sitio limpio. Sin olvidar, siempre que se pueda, lavarse bien la cara y cepillarse los dientes.

No obstante, los buenos modales en la mesa pueden variar de una familia a otra, de una cultura a otra, del nivel de confianza que tengamos con nuestros comensales y del tipo de celebración al que asistamos.

¿Qué hacer con los niños en vacaciones? Planes para el verano (II)

Continuamos ofreciéndoos los mejores planes que disfrutéis con vuestros hijos estas vacaciones de verano y para que se entretengan durante estas semanas en las que disponen de tanto tiempo libre. Más propuestas que os hacemos llegar desde el Blog de Xiquets.net, la guía de las familias de la Marina.

¿Pasamos a las manualidades?

Las manualidades son un clásico con los niños. Hay muchas posibilidades para entretenerlos y, además, nos permitirán estimular su imaginación y destreza. En este pot os proponemos que construyáis un castillo medieval con una caja de cartón o crear una ciudad a base de muñecos y mobiliario urbano de plastilina. ¿Lograréis hacerlo? Ahí os dejamos el reto.

De museos…por tu ciudad

Por muy grande o pequeño que sea tu lugar de residencia, seguro que hay algún museo, exposición o actividad cultural que hacer y compartir con tus hijos. Sorpréndelos programando una tarde de museos, plantándoles algún reto interesante (con una suculenta recompensa que les motive, por supuesto).  Haz que se sientan exploradores y que descubran todo lo que su ciudad puede hacer por ellos culturalmente. Además, muchos museos en verano cuentan con actividades infantiles pensadas especialmente para ellos.

Deporte en familia

Dos equipos, una pelota. ¿A quién no le gusta eso? Fomenta el deporte en familia apostando por actividades que incluyan actividad física.  Haced alguna caminata por la playa o la montaña o programad una ruta en bici. Si estáis cerca de la playa las posibilidades también son muchas. Podéis incluso alquilar un kayak o un patinete y disfrutad en familia.

Gymkanas caseras

Otra actividad con la que sorprenderás y te ganarás a tus pequeños y a los menos pequeños es organizar una gymkana por toda la casa. Puedes preparar varios tipos de pruebas: un circuito físico (con cajas de cartón, que se tengan que meter dentro, que tengan que ir pisando unas losas y otras no, que tengan que alcanzar algo colgado, etc…), responder preguntas o juegos de destreza visual. Los tendrás distraídos toda la tarde y os servirá para conoceros mejor y divertiros en familia.

Ir al cine de verano o montar un cine en casa

Si dispones de una terraza, una sábana y un proyector ¡Ya lo tienes todo para un cine de verano! Dispón cojines por le suelo, un mesa pequeña para la cena, las palomitas, pipas, helados, etc.   Ahora falta lo más difícil poner de acuerdo a toda la familia para elegir la película. O, si prefieres sacarlos de casa y evitarte las molestias de la preparación, muchos municipios costeros de La Marina ofrecen cine de verano (en algunos casos, en la playa) con películas pensadas para todas las edades, especialmente para los peques.

¿Qué hacer con los niños en vacaciones? Planes de verano (I)

¿Qué hacer con los niños en verano? Buena pregunta con difícil respuesta. ¿O no? En Xiquets.net, el blog de las familias de la Marina, queremos que tengáis un buen surtido de planes y actividades para entreteneros y entretener a vuestros hijos. Aqu os dejamos algunos. Tomad nota:

Hacer tu propia acampada en el jardín

Ir de acampada no es tan complicado como puede parecer. Ni siquiera necesitas reservar en un camping. ¿Tienes tienda de campaña? ¿Se la puedes pedir a algún amigo? Hazlo, no sabes lo mucho que disfrutarán tus pequeños si les planteas una noche de acampada en vuestro jardín. No hace falta irse a ninguna parte, sólo prepáralo todo para cenar fuera y dormir en las tiendas de campaña, contando historias y pasando un rato genial de compañía.

¿Qué tal si vamos al zoo o pasamos un día en un parque acuático

Prepara los bañadores y apúntate a llevarlos a uno de esos parques que tienen piscinas y toboganes para que disfruten al máximo. En el caso de La Marina, en Benidorm tenemos la combinación perfecta con parques como Aqualandia o Terra Natura, donde encontrarán animales y mucha agua. No obstante, también podéis plantear la visita a una protectora de animales (que admitan visitas) para que tengan contacto con la naturaleza y se conciencien sobre la necesidad de cuidar y proteger a los animales. Diversión y educación, en una misma experiencia.

¡A la guerra…del agua!

En días de intenso calor como los que estamos teniendo al comienzo de este verano las actividades con globos de agua pueden ser una estupenda opción. ¿Y si planteamos una batalla? Compra globos de agua pequeñitos y propón a toda la familia que se ponga los bañadores para una batalla campal en el jardín con los globos de agua. Para aumentar la motivación será importante consensuar un premio para el ganador.

De pícnic en la Playa o la piscina

Compra pan, prepara unos bocatas,  coge unos zumos y/o refrescos, unas barritas energéticas,  y agua y lánzate a la aventura de un día al aire libre de picnic en la playa, en la piscina o en algún río, embalse o poza que tengas cerca. En el caso de La Marina, tenemos muchísimos kilómetros de playa, pero también otros escenarios singulares donde refrescarse como la Font Salada (en el límite de la comarca con La Safor) o las pozas que hay en Vall de Gallinera. Llévate a tus pequeños a disfrutar sin preocuparte demasiado de lo que llevas en la mochila.

Y en verano… Rutas teatralizadas

¿Qué hacer con los niños este verano? Buena, recurrente y complicada pregunta que se plantea siempre en cada hogar cuando llegan las vacaciones estivales. Más de dos meses en los que, sin colegio, los niños multiplican exponencialmente su tiempo libre, en contraposición con la situación de muchos padres.

Ante esta situación, además de tirar de abuelos y amigos de forma más o menos ocasional, aparecen posibilidades relacionadas con la propia estación veraniega. Son los llamados campus de verano, que en ocasiones se quedan únicamente en talleres, actividades o pasatiempos para los meses de julio y agosto.

En el caso de la Marina, la situación no cambia, aunque la existencia de la playa brinda otras opciones tanto a las familias como a las asociaciones, colectivos,  clubes y empresas que se encargan de organizarlos. Si nos centramos en Dénia, por citar un ejemplo, se ofertan a nivel municipal distintos campus temáticos. Uno de ellos es el campus de baile urbano,  así como diferentes actividades relacionadas con el tiempo libre, la música (Dénia Pop) y  hasta un taller de fotografía.

No menos recurrentes son los capos de baloncesto, fútbol o fútbol sala, tenis o golf, sin olvidar los deportes náuticos, una especialidad de nuestra zona con todas las actividades que se ofertan desde el Real Club Náutico de Dénia o el puerto deportivo Marina de Dénia.

Otra opción interesante y original son las visitas teatralizadas. Dos posibilidades tenemos, si la idea es hacerlas con niños. Por un lado, la visita llamada Un mar de cine y de piratas. Se trata de un clásico relacionado con el pasado de la ciudad, relacionado con el mar, los frecuentes ataques de piratas a la costa y las múltiples películas de temática semejante que se han ido filmando con Denia como telón de fondo durante la segunda mitad del siglo XX.

Se trata, más en concreto, de una visita teatralizada y participativa en la que dos piratas berberiscos secuestrarán al grupo en cuestión. Pero  un giro inesperado les llevará a descubrir diferentes escenarios de películas que se rodaron en Dénia, en un apasionante itinerario que les llevará por el puerto y el barrio marinero de Baix la Mar, donde os podréis imaginar los decorados y escenarios que dibujaron de navegantes y piratas.

Dicha ruta se ofrece en castellano y resultará divertida para los ‘peques’, puesto que se ha concebido como una especie de gymkana familiar con pruebas y juegos.

Si hablamos de teatro, la segunda opción a la vista es la visita teatralizada  Érase una vez Dénia. En este caso también invita a hacer un recorrido por la historia, aunque en formato de cuentacuentos. Está diseñada para los más pequeños, que además de entretenerse podrán familiarizarse con detalles de la dilatada historia de la ciudad, de la que al mismo tiempo podrán empaparse sus padres.

Ambas rutas se ofertan en castellano y tienen una duración de 1 hora y 30 minutos, requiriéndose reserva previa en el teléfono 96 642 23 67 (Oficina de Turismo).

Consejos para la noche de San Juan en la playa

Este domingo, 23 de junio, se celebra en toda España la festividad de San Juan. También en La Marina, donde los más supersticiosos y fiesteros tienen una cita con el mar y la playa. La noche más mágica del año, la de los rituales, creencias y tradiciones, se vive con intensidad en la Costa Blanca, donde es casi una obligación encender una hoguera deberá saltarse de forma reiterada, bañarse en el mar  y saltar las olas. Todo para que, al menos,  se cumplan algunos de los deseos que pedimos durante esta noche tan llena de magia.

Pero esta noche tan especial también requiere de una serie de consejos y precauciones que debemos tener en cuenta para evitar cualquier percance, además de procurar que la playa pueda ser disfrutada por todos durante la jornada del día siguiente; que, por cierto, será por primera vez festivo en toda la Comunitat Valenciana.

Entre las consignas que os pueden resultar útiles, recordad que la conveniencia de no utilizar ningún combustible para encender o avivar la hoguera, además de que éstas siempre tienen que estar supervisadas por adultos y nunca hay que dejar menores cerca de ellas.

Es importante no arrojar ningún vidrio a la hoguera. En caso de accidente con el fuego, los expertos aconsejan rodar por la arena o, si se trata de otra persona la que ha sufrido quemaduras, intenta taparle con una manta o una prenda que sea de fibra (además de hacerla rodar).

Si os vais a bañar, procurad hacerlo siempre en compañía y en ningún caso os alejéis de la costa. Para ello, y también para evitar otras conductas inapropiadas, es muy importante no abusar del alcohol.

Alerta con los robos

Otro aspecto no menos relevante es intentar llevar las pertenencias justas y necesarias, ya que esa noche es una de las que más robos se comenten por descuidar los objetos personales en la arena o por hacer su particular “agosto” carteristas y demás maleantes.

Llevad en todo momento vuestro DNI, ya que éste es quien os identifica en cualquier momento por si os ocurriese algo o por si la autoridad necesita hacer comprobaciones pertinentes. Así mismo, portad vuestra tarjeta SIP por si necesitáis atención médica a lo largo de la noche por cualquier cosa. Más vale prevenir.

Y, por último, haced un esfuerzo por recoger todo residuo que generéis para así facilitar la labor de quienes no pueden disfrutar de esa noche y trabajan para la seguridad y el bienestar de todos los que sí pueden hacerlo

Llega el verano: Precauciones para tu hijo

Por fin llega el verano, el calor y las vacaciones para los niños. Sin embargo, además de tiempo libre, diversión y descanso,  también es una época de las altas temperaturas y una elevada exposición al sol, por no hablar de los cambios de horarios, de hábitos alimenticios y de sueño o del uso de piscinas. Para afrontar todas estas circunstancias y rutinas conviene que toméis algunas precauciones o, cuanto menos, que tengáis conocimiento de posibles incidencias y estéis preparados para las mismas:

Precauciones ante la exposición solar

Durante los meses de junio, julio, agosto y también septiembre (aunque este último, en menor medida) conviene  evitar las horas de mayor exposición al sol, es decir, entre las 12 y las 17 horas. Recordad que esta franja horaria los rayos solares pueden afectar de forma especial a la piel, y más cuando se trata de niños. Prohibir a los niños que no jueguen en la playa, en el jardín o en la piscina resulta en ocasiones complicado. Por ello, los especialistas recomiendan una serie de pautas.

Las más significativas son la aplicación de  cremas protectoras media hora antes de la exposición al sol, el uso de  gafas de sol de calidad que eviten el impacto solar en la vista u obligarles a que lleven gorras o sombreros para que se protejan de la radiación solar.  También se aconseja beber agua con frecuencia así como, en nuestro caso propio, refrescar el coche (encender el aire acondicionado o abrir las ventanas y puertas para que se ventile) antes de que se suban al mismo.

Golpes de calor

Mucha precaución con los posibles golpes de calor. Tened presente que los niños y los bebés se ven más afectados por las subidas de las temperaturas, por lo que hay que prestar una mayor atención a su correcta hidratación. Hay que tener en cuenta que la proporción de agua del organismo infantil es mayor que la del adulto, por lo que es muy importante reponer los líquidos perdidos en la sudoración. Y en verano, todos (y ellos, todavía más) sudamos mucho. Por todo ello, y subrayan los pediatras,  es mejor ofrecerle agua aunque no la pida o no se sienta sediento.

Trastornos de sueño

Debido a la mayor duración del día y, especialmente, a la no obligación de madrugar al estar de vacaciones escolares, en verano puede ser muy tentador dejar que los niños permanezcan despiertos hasta tarde y duerman. Os aconsejamos que, aunque sea difícil, intentéis mantener el horario diario del año escolar, tanto en las comidas como a la hora de acostarse, pues de cara a septiembre (el tiempo pasa volando) será mucho más fácil la adaptación al horario escolar.

 

Actividades para jugar…y refrescarse en verano con los niños

Llegan las vacaciones de verano. Suben las temperaturas y tenemos que entretener a nuestros peques. ¿Qué tal si lo hacemos de una forma refrescante? En este post del blog de Xiquets.net, la web y la revista de las familias de La Marina, os vamos a dar una serie de ideas para que planteéis juegos y actividades a vuestros niños de cara a este verano. Con ellos, además de entretenerse, harán ejercicio físico, interactuarán entre ellos y podrán relacionarse con su entorno.

El primero de ellos lo denominamos colchón de agua. Consiste en coger  un plástico resistente y grande para doblarlo por la mitad y así obtener nuestro propio colchón de agua. Para ello necesitaréis cinta aislante resistente al agua y una manguera con la que llenarlo de contenido. Los niños se divertirán saltando, rebotando y jugando con el agua que queda dentro.

¿Echamos una partida al béisbol? Pero os proponemos hacerlo con globos. Se juega igual que el habitual pero, en vez de una pelota, los niños tendrán que batear globos de agua. Habrá salpicaduras para todos. Otra opción para practicar deporte es plantear una carrera…aunque con vasos de agua. No se lo podemos poner tan fácil a los peques. Lo primero que deberemos hacer es trazar un  recorrido que habrá que recorrer con dos vasos de plástico, a los que les haremos dos agujeros para que se mantengan en posición horizontal. Tensarlos en un recorrido hecho con hilo de pescador.  El ganador será el que complete el recorrido empujando los vasos con los chorros de sus pistolas de agua.

Otra opción para remojarnos y reírnos es la llamada pista deslizante, que diseñaremos colocando un plástico ancho y resistente a lo largo del césped del jardín. Mojarlo con la manguera y proporcionar a los niños unos flotadores con los que tendrán que deslizarse a lo largo de todo el plástico. Disfrutarán ellos…y vosotros.

¿Y si practicamos el llamado arte de la pesca? Coged un recipiente lleno de agua y echad unos peces de juguete a modo de pecera. Ganará el niño que más peces  consiga pescar con su caña en un tiempo determinado, o bien el que más peces tenga en su cubo cuando ya no quede ningún pez en la pecera.

Esperamos que con éstas y otras actividades que os iremos sugiriendo en próximos posts y artículos podáis pasar un verano más divertido y relajando en compañía de vuestros niños.

Cuidando la alimentación de tu hijo, parte 2

Seguimos hablando sobre alimentación infantil en el blog de Xiquets.net. Retomando el hilo del último post, hemos de referirnos ahora a algunos tipos de comida sobre los que también hay establecidas muchas generalidades y mitos, algunos de los cuales pueden ser falsos o, cuanto menos, inexactos.

Ejemplo de ello son las papillas. Son necesarias, nutritivas y útiles, perol en algún momento se han de ir abandonando progresivamente para introducir nuevos alimentos. Pero, ¿Qué ocurre si el niño, acostumbrado como está a las papillas, rechaza aquellos y escupe la comida? ¿Qué puedo hacer?

En primer lugar, hay que entender que en este periodo algunos niños desarrollan rechazo a los nuevos alimentos (lo que se denomina neofobia) y que será necesario exponerle varias veces a lo nuevo para que finalmente lo termine aceptando. Es imprescindible, por tanto, tener paciencia, insistir en ello, sin castigar ni dramatizar la situación, y reforzar al niño de forma positiva cuando lo consigan.

¿Y qué hay de las frutas y verduras?

Otro quebradero de cabeza son las posibles carencias en el menú alimenticio. Concretamente es habitual que se produzca cierto rechazo o menosprecio a tomar fruta y verdura. Si estamos en este caso, conviene que insistamos en su consumo, ya que son alimentos importantes. Sin embargo hay que dejaro que insistir no es forzar, ya que eso podría crear mayor rechazo. Los expertos aconsejan darlos poco a poco, comenzando con rodajas o pequeños trozos de verdura cocinada y/o mezclada con alimentos que le gusten. Para la fruta también es aconsejable darla pelada y cortada en cuadraditos y/o mezclada con yogur o zumo. Otra opción es ofrecer la fruta mientras se va preparando la comida: así el niño la aceptará mejor porque tiene apetito.

No menos habituales son los problemas de sobrepeso. Ante ello es costumbre general quitarles el pan y la pasta de la dieta. ¿Es correcta esta práctica habitual? Al respecto nutricionistas y pediatras recuerdan que los derivados de la harina, caso del pan, cereales, la pasta… son la base de la pirámide alimentaria y han de consumirse a diario. Son ricos en hidratos de carbono y este macronutriente ha de suponer aproximadamente el 55-60 por ciento de la dieta. Lo que sí sería conveniente es que fueran integrales, porque aportan más cantidad de fibra que sacia más rápido, y no acompañarlos de alimentos altamente calóricos como mantequilla o embutidos.